Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

jueves, 9 de enero de 2014

Anteriormente quienes no tenían suficiente dinero para almorzar o cenar, optaban por comprar una sopa, pues era la alternativa para comer bien a bajos precios. Esta situación pasó a la historia, ya que los altos precios de las verduras impiden que los comerciantes dedicados a la preparación de este tipo de alimento, la puedan seguir vendiendo barato.

El Carabobeño 08 enero 2014

Comprar una sopa en Valencia dejó de ser una opción barata

Los altos precios en las verduras aumenta el costo de las sopas. (Foto Ángel Chacón)
Beatriz Rojas | brojas@el-carabobeno.com
Anteriormente quienes no tenían suficiente dinero para almorzar o cenar, optaban por comprar una sopa, pues era la alternativa para comer bien a bajos precios. Esta situación pasó a la historia, ya que los altos precios de las verduras impiden que los comerciantes dedicados a la preparación de este tipo de alimento, la puedan seguir vendiendo barato.
Los precios de las sopas en enero del año pasado, oscilaban entre 30 y 40 bolívares, pero ahora se cotizan por encima de los 80 bolívares, a pesar de que la cantidad es la misma. Si el cliente la pide para llevar le saldrá más costosa.
Todo esto nos lleva a admitir que las sopas dejaron de ser el “resuelve” para quienes no tienen dinero suficiente, pero sí mucha hambre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada