Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

viernes, 31 de mayo de 2013

Coleccionistas del mundo entero, así como muchos franceses, esperan con impaciencia la primera subasta en la historia de una parte de la bodega de vinos del Palacio del Elíseo, sede de la presidencia de Francia, que debuta este jueves por la noche en París.

30 mayo 2013

El Palacio del Elíseo subasta su bodega de vinos

"Es una venta cargada de simbolismo". (Foto AFP)
AFP
Coleccionistas del mundo entero, así como muchos franceses, esperan con impaciencia la primera subasta en la historia de una parte de la bodega de vinos del Palacio del Elíseo, sede de la presidencia de Francia, que debuta este jueves por la noche en París.
Desde que el Elíseo anunció hace unas semanas que remataría el 30 y 31 de mayo unas 1,200 botellas de vino -o sea una décima parte de la bodega presidencial-, el interés ha ido creciendo por esta venta, una señal de los tiempos de austeridad que vive Francia.
Botellas de Petrus, estimadas en unos 2.000 euros, antiguas botellas de vinos de Burdeos y Borgoña, se ofrecerán al mejor postor entre el jueves en la noche y el viernes en la casa de remates Druot.
"Es una venta cargada de simbolismo", reconoció la experta Ghislaine Kapandji, de la casa Kapandji-Morhange, responsable de esta subasta que será cubierta por cientos de periodistas del mundo entero.
La principal experta en vinos del Elíseo, Virginie Routis, indicó que la presidencia francesa había decidido subastar parte de su bodega, que fue creada en 1947, para proceder a su renovación.
En estos tiempos de crisis, el Elíseo quiere reinvertir el producto de la subasta en vinos más modestos, indicó la sommelier, precisando que "el excedente será entregado al presupuesto del Estado".
Las 1.200 botellas que serán rematadas dejaron el Elíseo hace varias semanas para ser expuestas en una cava en la periferia de París, que atrajo a periodistas y posibles compradores.
"Grandes sommeliers de restaurantes parisinos" y "negociantes de clientes extranjeros" visitaron la cava, indicó el experto Ambroise de Montigny. Pero también se desplazaron "muchos curiosos que venían a ver las botellas como para admirar algo del Patrimonio francés", agregó.
Entre los 12.000 vinos que contiene la bodega del Eliseo, Virginie Routis escogió 1.200 botellas, que "son muy representativas de la producción de vino en Francia", indicó Ghislaine Kapandji.
En los vinos que serán ofrecidos al mejor postor, dominan los Burdeos y los Borgoña, pero también figuran en la venta vinos de Alsacia, del Loira, del valle de Ródano, y del sudoeste de Francia.
Las estimaciones van de 20 a 2.500 euros. "Hay botellas raras (...) y algunas más discretas", dijo la experta, indicando que la más alta estimación es la de una botella de Petrus de 1990 (entre 2.200 y 2.500 euros). La experta citó también, entre las botellas más valiosas, un vino de Borgoña de 1985.
La botella más antigua es un Château Latour de 1936. También se espera que cinco botellas de Cognac, presentadas en un cofre de madera con el sello "presidencia de la República", atraigan muchas pujas.
El cofre está estimado entre 400 a 600 euros, pero su procedencia hará seguramente que se disparen los precios de este y de los otros lotes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada