Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 18 de mayo de 2013

Se conocen unas cincuenta variedades de pepinos, distintas por la forma, color y tamaño de sus frutos, entre ellas la india que se pone en vinagre y es conocida como pepinillo.


El pepino sirve para todo el cuerpo

Es un ingrediente típico de las ensaladas y de cremas para la piel

imageRotate
El pepino depura la sangre eliminando el ácido úrico, protege el estómago y limpia los intestinos CORTESÍA
Contenido relacionado
EDÉN VALERA |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
sábado 18 de mayo de 2013  12:00 AM
Originario de la India, donde se cultiva desde hace más de 3.000 años, el pepino (Cucumis sativus de la familia de las cucurbitáceas) es una planta herbácea anual que fue traída a América por Cristóbal Colón, quien llevaba semillas de esta hortaliza dentro de sus provisiones. En la actualidad se siembra en las zonas de climas cálidos de muchos países de Europa, Asia, África y América.

Fue muy utilizado por los egipcios, griegos y romanos en la antigüedad. Los israelitas en el destierro se quejaban a Moisés de haber perdido los lujos de Egipto que, según ellos, eran los pepinos y los melones.

Los tallos de la planta son rastreros o trepadores, con hojas grandes, lobadas y grisáceas por la cara inferior. Su fruto, que es algo insípido, es generalmente oblongo con pulpa acuosa que contiene numerosas semillas ovales y aplastadas y está cubierto por una cáscara de color verde oscuro.

Se conocen unas cincuenta variedades de pepinos, distintas por la forma, color y tamaño de sus frutos, entre ellas la india que se pone en vinagre y es conocida como pepinillo. 

Esta hortaliza está compuesta en 97% por agua y tiene hidratos de carbono, potasio, fósforo, sodio, hierro, vitaminas C, B1, B2 y B3.

Los principales países exportadores del pepino son España, México, Holanda, Jordania, Irán, Turquía, Canadá, Estados Unidos, Bélgica y China.

Otros usos

El pepino se puede consumir cocido o crudo; es un ingrediente típico en las ensaladas y su variante encurtida un popular aperitivo. En el norte de Europa son populares las sopas de pepino.

Es uno de los vegetales con más usos medicinales: se utiliza como emoliente, diurético, depurativo, para la cistitis, cuidados de la piel, dolores de los pies; además de ser un potente hidratante cutáneo.

Es ideal para las dietas por su gran contenido de agua; también para desintoxicar el organismo al depurar la sangre, y para limpiar los intestinos porque regula la flora por la acción de su componente erepsina.

Por su riqueza en fragancias es utilizado por la industria de la perfumería para darle aroma a ciertos productos.

Por su contenido de agua, vitamina E y aceites constituye uno de los mejores remedios para el cuidado externo de la piel, y aplicado sobre ésta la suaviza y rehidrata, por lo cual resulta adecuado para pieles que han sufrido las consecuencias de una exposición prolongada al sol, quemaduras, congelaciones, dermatitis y acné. 

Para este tipo de lesiones se aplica una crema suavizante que se prepara licuando dos pepinos, y esta pulpa triturada se extiende sobre la epidermis dañada y se deja por tres cuartos de hora.

Es utilizado en la elaboración de cremas para el cutis, especialmente mascarillas, cremas limpiadoras, y cremas nutritivas para todo tipo de piel.

Según el médico e investigador John Heinerman, la reina egipcia Cleopatra se quitaba las arrugas con una mascarilla facial elaborada licuando dos pepinos sin pelar cortados en rodajas, medio vaso de crema de leche, 1 cucharada de aceite de oliva, 1 de miel y 1 cucharadita de lodo; se guarda 30 minutos en la nevera, se coloca en la cara y cuello, después de limpiarlos con limón y sin secar, durante hora y media. Después se limpia con crema de leche batida y se deja secar al aire. 

La aplicación en los ojos de rodajas de pepino recién cortadas es un colirio natural y un relajante para los ojos cansados y enrojecidos por conjuntivitis. 

Para relajar los pies y aliviar el dolor producido por el uso de un calzado o de mucho caminar, se licúan varios pepinos sin pelar y se remojan los pies en ese líquido por media hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada