Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 11 de mayo de 2013

El mejor consejo para una buena salud quemando la grasa excedente de nuestro cuerpo sin pastillas y nada artificial...


La alcachofa ayuda a quemar la grasa

Sus flores poseen un fermento que es usado como cuajo de la leche

imageRotate
Es digestiva, altamente diurética y rica en minerales, vitaminas y fibra
    EDÉN VALERA |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
sábado 11 de mayo de 2013  12:00 
La alcachofa Originaria del Mediterráneo y del noroeste de África, la alcachofera o alcachofa (Cynara scolymus de la familia de las compuestas) es una planta cultivada como alimento en climas templados. Se denomina con ese nombre tanto a la planta entera, como a la cabeza floral comestible.

La planta denominada Cynara, nombre árabe, era conocida por griegos y romanos quienes le otorgaban poderes afrodisíacos y toma su nombre de una joven seducida por Zeus, y después transformada por éste en alcachofa.

Durante la Edad Media no se conocía y se cree que del cultivo sucesivo de diferentes cardos los horticultores poco a poco los transformaron hasta conseguir la alcachofera. Fue llevada a Francia por Catalina de Médicis. Luis XIV también era un gran consumidor de alcachofas. Los españoles y franceses la introdujeron en Estados Unidos de América; mientras que los holandeses la llevaron a Inglaterra.

Es una planta perenne que alcanza de 1,4 a 2 metros de altura, que vuelve a brotar de la cepa todos los años si el frío no la hiela. Echa un rosetón de hojas profundamente segmentadas con pocas o ninguna espina, de color verde claro en el haz y en el envés están cubiertas por unas fibrillas blanquecinas que le dan un aspecto pálido.

Cuando la planta entallece echa un vástago alto, rollizo, que en su extremo superior trae unas cabezuelas muy gruesas, las alcachofas, cubiertas de numerosas brácteas coriáceas, en la base de las cuales está lo tierno y comestible.

Se reproduce a partir de semillas, pero es mejor hacerlo a partir de los chupones que producen las plantas adultas. Aunque es fácil de cultivar necesita espacio para sus frutos; el clima ideal para crecer es el templado, un exceso de calor produce frutos de baja calidad. Puede cultivarse en cualquier tipo de terreno pero prefiere suelos ricos en nutrientes y con buen drenaje.

La yema comestible, compuesta por un cono de brácteas, se cosecha en una etapa inmadura y se selecciona en base al tamaño y densidad. Es un fruto de particular sabor amargo muy apreciado en la cocina y de un alto valor comercial. El agua es su principal componente, y también contiene hidratos de carbono, entre ellos fibra; minerales como el sodio, el potasio, el fósforo y el calcio; vitaminas B1, B3 y C y una serie de sustancias que tienen efectos fisiológicos positivos.

En California, que concentra casi el 100% de la producción en USA, se realiza desde 1949 el concurso anual reina de la alcachofa, cuya primera ganadora fue Marilyn Monroe; y Pablo Neruda escribió una "Oda a la Alcachofa".

Los mayores productores de este vegetal son Italia, España, Francia, Canadá, Argentina, China, Perú, USA y Chile.

Más beneficios

Se cultiva por su valor comercial en la gastronomía y por sus múltiples propiedades medicinales. Para cocinarla se le eliminan las hojas externas, se le corta el extremo superior y el resto se divide en cuartos o en láminas, dependiendo del uso que se le vaya a dar, y se pone en agua con limón para que no se oxide.

De la alcachofa se utilizan el corazón, sus hojas y el caldo de su cocción.

Una infusión de dos cucharadas de hojas secas en un litro de agua, tomada tres veces al día, antes de las comidas reduce el nivel de colesterol en la sangre, disminuye la presión arterial y previene el riesgo de enfermedades vasculares y ayuda en la recuperación de infarto, angina de pecho y mala circulación.

Además sirve para disfunciones del riñón por su efecto diurético.

Se utiliza también para el tratamiento de molestias digestivas como sensación de llenura, flatulencia, náuseas, dolor de estómago y vómitos.

Una dieta basada en alcachofa puede ayudar a bajar de peso, elimina el colesterol malo y su aporte calórico es muy bajo; se recomienda hacerla una semana cada dos meses.

En la medicina tradicional se usa en el tratamiento de anemia, diabetes, fiebre, gota, y reumatismo; pero algunos estudios han revelado que su consumo puede tener reacciones adversas en personas sensibles.

El líquido resultante de hervir durante unos diez minutos dos cucharadas de hojas secas en medio litro de agua sirve como colirio en caso de sequedad ocular.

Su consumo realmente aumenta la secreción biliar y ayuda a regular la absorción del azúcar.

Las flores contienen un fermento que sirve como cuajo de la leche y que es utilizado en la elaboración de los quesos llamados de flor.
RECETA:
Alcachofas a la romana (Receta tradicional española) 

Ingredientes 5 alcachofas Jugo de 1 limón 2 cucharadas de aceite de oliva 1/2 cucharadita de semillas de cilantro 1/2 cucharadita de semillas de hinojo 2 hojas de laurel 1 zanahoria cortada en dados 1 cebolla mediana picadita 2 tallos de apio picaditos 2 dientes de ajo picaditos 3 o 4 tomates secos picaditos. Sal y pimienta al gusto 150 mililitros de vino blanco 100 mililitros de agua 1/2 cucharadita de azúcar Perejil fresco para adornar

Preparación Lavar bien las alcachofas. Desechar las hojas externas, eliminar los tallos y las puntas de las hojas; partir por la mitad y con la ayuda de una cucharita extraer y desechar los filamentos. 

Sumergirlas rápidamente en un recipiente con agua y limón para que no se oxiden. Reservar.

Calentar el aceite de oliva en una sartén a temperatura media e incorporar las semillas de cilantro e hinojo y sofreír por dos minutos; añadir la zanahoria, ajos, cebolla, apio y tomates secos.

Rehogar por dos minutos y agregar el vino, el agua, el laurel y el azúcar. Mezclar y colocar las mitades de las alcachofas repartidas en la sartén; tapar y reducir la temperatura para que se cocine lentamente por aproximadamente 15 minutos.

Dar vuelta a las alcachofas, tapar y seguir cocinando por 10 o 15 minutos más o hasta que las alcachofas estén blandas y la mayoría del líquido se haya consumido. Retirar del calor, dejar reposar dos minutos y servir con un chorrito de aceite de oliva y abundante perejil picadito.

PABLO NERUDA de nacimiento Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto (Parral (Chile)12 de julio de 1904 – Santiago de Chile23 de septiembre de 1973)

ODA A LA ALCACHOFA de Odas elementales
La alcachofa
de tierno corazón
se vistió de guerrero,
erecta, construyó
una pequeña cúpula,
se mantuvo
impermeable
bajo
sus escamas,
a su lado
los vegetales locos
se encresparon,
se hicieron
zarcillos, espadañas,
bulbos conmovedores,
en el subsuelo
durmió la zanahoria
de bigotes rojos,
la viña
resecó los sarmientos
por donde sube el vino,
la col
se dedicó
a probarse faldas,
el orégano
a perfumar el mundo,
y la dulce
alcachofa
allí en el huerto,
vestida de guerrero,
bruñida
como una granada,
orgullosa,
y un día
una con otra
en grandes cestos
de mimbre, caminó
por el mercado
a realizar su sueño:
la milicia.

En hileras
nunca fue tan marcial
como en la feria,
los hombres
entre las legumbres
con sus camisas blancas
eran
mariscales
de las alcachofas,
las filas apretadas,
las voces de comando,
y la detonación
de una caja que cae,
pero
entonces
viene
María
con su cesto,
escoge
una alcachofa,
no le teme,
la examina, la observa
contra la luz como si fuera un huevo,
la compra,
la confunde
en su bolsa
con un par de zapatos,
con un repollo y una
botella
de vinagre
hasta
que entrando a la cocina
la sumerge en la olla.

Así termina
en paz
esta carrera
del vegetal armado
que se llama alcachofa,
luego
escama por escama
desvestimos
la delicia
y comemos
la pacífica pasta
de su corazón verde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada