Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 6 de noviembre de 2016

La producción mundial de vinos se concentra en países europeos y en países llamados del “nuevo mundo”, donde se obtienen vinos de excelente calidad

Buen beber: Apaltagua Gran Verano

Apaltagua Gran Verano
Apaltagua Gran Verano

No sólo los chilenos hacen vino en Chile, también los elaboran otros ciudadanos, incluso estadounidenses, como por ejemplo el empresario Edward Tutunjian. Dicen que andaba de vacaciones por esos lados cuando decidió iniciar un emprendimiento vinícola en el sur del continente, y adquirió unos viñedos en la zona del valle de Curicó. De ahí siguió un poco más al sur y lo hizo también en la región del Maule, luego en Maipo, San Antonio y Apaltagua, donde funciona la bodega que procesa las uvas de diferentes territorios por lo que se autodefine como una viña “multivalle”. Con esas uvas de diferentes zonas se hacen vinos genéricos de consumo diario y vinos exclusivos de una sola región, cubriendo así diferentes segmentos. No sólo eso. Unos se embotellan bajo el nombre de Apaltagua, mientras otros lo hacen amparados en el nombre del propietario, Tutunjian, destinados seguramente al mercado norteamericano. Desde hace un tiempo llegan a Venezuela estos vinos denominados Apaltagua, aprovechando el posicionamiento de la cercana zona de Apalta cuyos vinos, especialmente tintos, tienen un prestigio muy bien ganado. El vino ícono para ellos es Grial Carmenere procedente de Colchagua. En la línea varietal, donde la madera no interviene, están los vinos base bautizados Apaltagua Gran Verano, con dos opciones blancas y tres tintas, dentro de las clásicas cepas bordolesas. Estos son, obviamente, los más accesibles. Como son poco conocidos, se consiguen a buen precio. Por ahora.
Distribuye Inversiones Dacapa S.A.
Teléfono: (0212) 258 1516

Vilarnau, frescor y honestidad


“Can Petit i Les Planes de Vilarnau” es el nombre de la finca donde opera Vilarnau, cava catalán propiedad de González Byass desde 1982. Suelos aluvionales, formados por estratos de limos y arcillas, facilitan el desarrollo equilibrado del viñedo. Aquí el vino es franco, firme, fresco, ácido. Brilla, luminoso, con el sol del verano. 
Damià Deas, su gerente y enólogo, recibe al cronista y le explica: “Trabajamos el Xarel.lo, el Macabeo y el Parellada, como variedades base, pero el Chardonnay y el Pinot Noir se expresan aquí muy bien aportando un frescor muy agradable a nuestros cavas. La vivacidad, frescor y limpieza de Vilarnau, tal vez sea su principal argumento”. Y tiene razón. La cata de todas sus etiquetas, a saber, Brut Nature, Brut, Brut Rosé, Gran Reserva, y los delicados Albert de Vilarnau Brut Nature y el Albert de Vilarnau Fermentado en Barrica, de los cuales no se llenan más de 5.000 frascos, es prueba de la búsqueda de la casa hacia un estilo más bien delicado y ligero, nada pesado, donde la acidez y el latido de la fruta marcan el camino.
De la mano de Casa Oliveira, Tierra de Gracia cuenta con el Vilarnau Brut, cuyo vino base es mezcla de 50% Macabeo, 40% Parellada y 10% Xarel.lo. Criado por 24 meses en botella, es acidulado, juguetón, amigable, muy fresco y fácil, delicado, intenso y persistente. Vilarnau Brut Rosé, por su parte, mezcla del autóctono Trepat en 90% y de un restante Pinot Noir, es criado por 18 meses en botella. Francamente frutal con recuerdos a fresas maduras, sabe mostrar estructura y una lograda intensidad. 
Vilarnau, cava honesto y prístino, efervescente, fresco, fino y luminoso no puede ser mejor metáfora de la vivacidad y la fuerza de la juventud. Versátil a la hora de comer, alegre y filoso, bien sirve para recordar al gran Homero: “El vino me estimula, el vino loco, que hace cantar hasta al más sabio de los hombres, y le hace reír tontamente y bailar, y arranca de él la palabra que mejor no hubiera sido dicha”. ¡Salud!

5th Symposium Internacional de Vinos Tropicales


La producción mundial de vinos se concentra en países europeos y en países llamados del “nuevo mundo”, donde se obtienen vinos de excelente calidad como: Estados Unidos, Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Sur África, Australia, Nueva Zelanda, entre otros; ubicados en climas de cuatro estaciones climáticas, con una cosecha por año igual que en Europa.
Se observa un incremento en la producción de vinos tropicales, definidos por la Organización de la Viña y el Vino (OIV), como “los elaborados con uvas producidas en viñedos localizados en regiones tropicales, donde las temperaturas durante todo el año, permiten obtener más de una cosecha por año”. Esta nueva área vitivinícola está establecida en países de América del Sur como Brasil, Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela; en Asia, Tailandia, India, Indonesia, Myanmar y Vietnam; en África, Etiopía,  Gabão, Quênia, Namíbia y Tanzânia; y en Oceanía, Polinésia Francesa.
Esta viticultura tropical es muy particular y diversa y sus características son un desafío en relación a la vitivinicultura tradicional. Con el esfuerzo de países como Brasil, se ha logrado  realizar el “Symposium Internacional de Vinos Tropicales”, evento del cual ya se han celebrado cuatro capítulos, entre Brasil, Tailandia, Australia y ahora acaba de ocurrir el quinto en Petrolina, Brasil. El objetivo de dichos eventos técnico-científicos, es promover la producción de vinos tropicales a nivel internacional, integrar instituciones públicas y privadas para desarrollar la producción y mercadeo de vinos tropicales en el mundo y estimular la interacción de productores de los diversos países, apoyados en la cooperación internacional.
El evento se celebró entre el 19 y 21 de Octubre pasado, en Petrolina, Brasil, en el Valle del Rio San Francisco, principal región vitivinícola tropical de Brasil; donde se presentaron valiosas investigaciones realizadas en diversos países tropicales; y conferencias de expertos de la Chaire UNESCO de la Universidad de Borgoña (Francia), del Instituto Francés de la Viña y el Vino (IFV), de la Universidad de Oregon (EE.UU.), Universidad de Lisboa (Portugal), Universidades de Brasil: Univasf, Uneb, Ufrgs, Ufrp y Ucs; Universidad Centroccidental  y Universidad del Zulia (Venezuela), así como GranMonte State (Tailandia) y de la Empresa Brasilera de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA), uno de los principales patrocinantes del evento.
guillermo.vargasg@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada