Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 13 de abril de 2013

Había consenso en la indefinición de la "paternidad" de la ensalada rusa, ahora se le atribuye a un cocinero de origen francés establecido en Moscú, en el Hotel Hermitage, llamado Lucien Olivier.


La ensalada rusa es un plato de origen francés

Un cocinero galo la creó estando en un restaurante de un hotel en Moscú

imageRotate
Su principal ingredientes son las papas cocidas ARCHIVO
EL UNIVERSAL
sábado 13 de abril de 2013  12:00 AM
Madrid.- Tras mucho tiempo en la indefinición, parece que hay cierto consenso entre los investigadores culinarios a la hora de atribuir la paternidad de la ensalada rusa a un cocinero de origen francés establecido en Moscú, en el Hotel Hermitage, llamado Lucien Olivier. 

La idea del chef emigrado habría cristalizado, según los partidarios de esta autoría, allá hacia 1860. El problema es que no hay una versión fiable de la receta original, desaparecida como el propio hotel; tal vez por ello no haya unanimidad entre los investigadores. De todos modos, en la propia Rusia el plato es desconocido, reseñó Efe. 

Hay versiones más divertidas del origen de la popular ensalada rusa. Yo me quedo con la del historiador culinario italiano Marco Guarnaschelli, buen amigo que nos dejó hace tiempo. 

Según él, se habría llamado "rusa" por el alto precio que alcanzaría si se utilizaban los ingredientes que eran tradicionales allá en los tiempos anteriores a la Primera Guerra Mundial. 

Si acuden al diccionario, se encontrarán con que dice que se trata de una "ensalada de papa, guisantes, zanahoria y huevo cocido, mezclados con atún u otros ingredientes, que se sirve fría y aderezada con mayonesa". Eso, como ustedes comprenderán, no es caro. 

Pero la receta de aquellos tiempos no era tan sencilla. Desde esparragos, langosta, pollo y hasta salmón se le echaba a la ensalada.

Y en caso de de encontrarlos, también esturión ahumado y jamón de oso. Eso no es una ensalada rusa: es una fachada del más recargado barroquismo. 

Por su simplicidad es preferible hacer una ensalada rusa a base de papas cocidas y cortadas en daditos, con las verduras que apetezcan, una buena mayonesa y, eso sí, coronada por unas láminas de atún blanco; encima del conjunto, no mezcladas con él. 

Pero una ensaladilla rusa, por sencilla que sea, es, a temperatura ambiente, un magnífico plato de entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada