Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

lunes, 29 de abril de 2013

Ya en Venezuela se están presentando con la comida del Sur del país.


El futuro: comer insectos

Por:  | El País 05 de agosto de 2010
Sushi-insectos-1




















No hagas ascos. No arrugues el morro. Reprime tus arcadas. El futuro de la humanidad puede estar en el consumo de insectos, grupo que constituye el 80% de las criaturas sobre la faz de la Tierra. Según la FAO, para 2050 tendremos que producir un 70% más de comida, porque la población mundial crecerá hasta los 9.000 millones. Mientras países como China e India aumentan su consumo de carne, la ganadería gasta ya el 70% de los recursos agrícolas del planeta y causa graves problemas medioambientales. Muy pronto, la cosa no dará para más. Así que no nos va a quedar más remedio que acabar con los prejuicios y empezar a comer bichos.
Ésta es la tesis que ha defendido en los últimos encuentros TEDGlobal de Oxford el entomólogo holandés Marcel Dicke. Bajo una apariencia apocalíptica, sus argumentos parecen bastante sólidos. La producción de insectos es ecológica y barata. Mientras para generar 1 kilo de carne, 3 de cerdo o 5 de pollo hacen falta 10 kilos de comida, con la misma cantidad se pueden criar 9 kilos de insectos. Sus granjas ocupan menos espacio y generan menos desechos, y a la vez emiten menos amoniaco y gases que fomentan el efecto invernadero.

Además, los insectos son sanos: según Dicke, tienen muchas proteínas, aminoácidos, hierro y vitaminas. Y también calorías: un kilo de saltamontes equivale a 10 perritos calientes o seis hamburguesas. El riesgo de que transmitan enfermedades es menor que en animales como el cerdo, porque en ellos no se pueden producir combinaciones de virus peligrosas para el ser humano, ya que están demasiado lejos de nosotros en la cadena evolutiva.
Ya comes insectos
Para los más escrupulosos, este apóstol de la entomofagia aclara que de hecho ya estamos comiendo insectos: según sus cálculos, los habitantes del mundo occidental ya ingieren unos 500 gr. al año en comidas procesadas de origen vegetal. ¿O creías que en las verduras de esa sopa precocinada, en el chocolate, en las galletas o en la harina no se cuela nunca ningún bichito? Algunos tintes utilizados en la industria alimentaria, por ejemplo en el surimi o en dulces, también provienen de insectos, y nos los tomamos tranquilamente. Sólo que se llaman E-120 y no nos enteramos.
Pincho-grillo



























Por otra parte, en muchos países del mundo se consumen ya 1.400 especies de estos seres con patitas. Dicke recuerda que otros invertebrados como los mariscos, por ejemplo, no dejan de ser similares, y nos los comemos -y pagamos pastones- por ellos. "Los insectos son las gambas de la tierra", asegura.
¿Un iluminado? Puede. Pero en Holanda algunas empresas están apostando ya por la producción de insectos comestibles. Y la ministra de Agricultura holandesa, Gerda Verburg, los ha puesto en el menú del restaurante de su ministerio. En España no somos tan modernos: un puesto que los vendía en el mercado de La Boquería, en Barcelona, tuvo que retirarlos tras una advertencia de la Agencia de Salud Pública. Su comercialización no tiene ninguna cobertura legal.
Sin embargo, los gourmets siempre pueden acudir a tiendas extranjeras 'online'. Hay entre 200 y 2.000 kilos de insectos en el mundo por persona dispuestos a ser comidos. Y 6.000 especies para elegir. ¿Quién se anima?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada