Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

martes, 16 de diciembre de 2014

El año pasado una hallaca costaba 15 bolívares y este diciembre 70

El Carabobeño 15 diciembre 2014

El año pasado una hallaca costaba 15 bolívares y este diciembre 70

(Foto Carlos Andrés Pérez)
Beatriz Rojas || brojas@el-carabobeno.com
Jackeline Ponce es una mujer muy popular en el barrio El Carmen sur, de la parroquia Santa Rosa. Su fama proviene del hecho de que continúa una tradición de más de 50 años, que comenzaron sus padres, vendiendo hallacas a precios solidarios. El año pasado las vendía a 15 bolívares, pero en el 2014 el costo de los ingredientes obligó su aumento a Bs 70. “Mí mamá hacía hallacas para vender desde que costaban una locha”.
El que pase por la calle 73 de esa barriada, podrá darse cuenta cómo ha crecido el negocio. Jackeline comenta que siente satisfacción porque ha criado a sus tres hijos haciendo hallacas y la gente reconoce ese esfuerzo. Hizo este comentario mientras sacaba unas hallacas de una gigantesca olla. En un mesón había una buena cantidad en reposo, y se seguían preparando.
No es fácil pararse todos los días a las 4 am para comenzar a elaborar este plato típico de Navidad, pues la mayoría de las veces se acuesta después de las 10 pm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada