Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 10 de enero de 2015

El nombre de Iván García no es desconocido en la cocina venezolana. Con apenas 20 años de edad, el joven cocinero ha hecho sentir su "sabor".

El sabor de Iván García

Con apenas 20 años, el cocinero se ha ganado su puesto en la cocina venezolana

imageRotate
Como chef encargado del restaurante El Laguito, en Los Próceres, planea crear un menú competitivo con platos venezolanos CORTESÍA RAFAEL HERNÁNDEZ M.
JOSÉ G. MÁRQUEZ |  EL UNIVERSAL
sábado 10 de enero de 2015  12:00 AM
El nombre de Iván García no es desconocido en la cocina venezolana. Con apenas 20 años de edad, el joven cocinero ha hecho sentir su "sabor".

El joven comenzó a "hornearse" en su natal Mérida, a los 14 años, cuando dividía su tiempo entre el bachillerato y los cursos de Asochef's. Con título en mano, se mudó a la capital para inscribirse en el Instituto Culinario de Caracas ICC, de Sumito Estévez y Héctor Romero, y luego en el Instituto Europeo del Pan. 

El reconocimiento, dice, lo acepta con humildad, aunque en su curriculum ya figuran personalidades poderosas del gobierno y de la oposición, así como referenciales de la cultural nacional e internacional como Luis Chataing, Claudio Nazoa, Laureano Márquez, el colombiano Maluma y los españoles de La oreja de van Gogh.

Pero no siempre fue así. "Al principio me fue muy mal, porque uno sale del interior a comerse el mundo y se encuentra con que la realidad es que hay demasiada competencia", recuerda García. "La humildad se va forjando. Uno empieza como un papel en blanco, siendo egocéntrico, pero después se va manchando hasta que los golpes van apiñando ese ego y entonces uno se vuelve más recatado y comienza a aprender de las criticas", recuerda.

En su formación compartió cocina con María Romer, Carlos García de Alto, Eduardo Castañeda de La Guayaba Verde y Eduardo Pinaud de la panadería Canta Grillo. Ahora, él es su propio jefe.

Esta semana, precisamente, se estrenó como chef encargado de un restaurante, El Laguito, de la cadena Café Venezuela, ubicado en Los Próceres. Allí se servía hasta hace poco comida rápida, pero ahora gozará de un menú repleto de platos venezolanos.

"Tengo miedo, claro, porque es un reto, pues es mi primera vez a la cabeza de un equipo de 20 personas, pero uno no puede desaprovechar las oportunidades", asegura el emprendedor, a quien sus allegados apodan Linguini, como el chef protagonista de la película animada de Disney Ratatouille.

Su proyecto Sabor a juventud ya ha participado con éxito en varios eventos de gastronomía en el país, al punto de que otros cocineros se han visto interesados a participar, por lo que García ve la posibilidad de convertirlo en un movimiento plataforma para jóvenes cocineros.

"Mi objetivo es tomar nuestras recetas, preparaciones o ingredientes que hemos menospreciado y volverlos frescos, actuales al mercado, para poderlos servir en un plato que cubra los estándares internacionales, como hicieron en Perú", comenta la joven promesa, que se identifica con la sal por ser "un ingrediente encargado de resaltar los sabores".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada