Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 31 de enero de 2015

Los buenos hábitos alimentarios son la clave para tener un adecuado crecimiento y desarrollo en el individuo. Es por ello que durante las primeras etapas de la vida es importante vigilar la alimentación porque es en este período donde se establecen los patrones de consumo que se mantendrán en la edad adulta.

Mala alimentación en los niños genera enfermedades crónicas

Un estudio de la USB determinó el patrón de consumo en niños en edad escolar

imageRotate
Los datos suministrados aportan información útil para crear programas y evitar trastornos alimenticios en los hombres y mujeres del futuro ARCHIVO/NICOLA ROCCO
GABRIEL BARRETO |  EL UNIVERSAL
jueves 29 de enero de 2015  12:00 AM
Los buenos hábitos alimentarios son la clave para tener un adecuado crecimiento y desarrollo en el individuo. Es por ello que durante las primeras etapas de la vida es importante vigilar la alimentación porque es en este período donde se establecen los patrones de consumo que se mantendrán en la edad adulta.

Un equipo de investigadores de la Universidad Simón Bolívar (USB), liderado por el antropólogo físico Héctor Herrera, llevó a cabo un estudio en el que se evaluaron los hábitos de consumo de alimentos en los niños en edad escolar.

El trabajo de los investigadores reveló que los alimentos proteicos más consumidos son los huevos y los productos lácteos, mientras que las mayores fuentes de carbohidratos provinieron de la harina de maíz precocida, el arroz, la pasta y la papa. Como fuentes de energía predominaron el aceite y grasas visibles como la margarina y la mayonesa. En los hogares analizados no se observó la ingesta constante de frutas y verduras.

A juicio del equipo de investigadores, esta situación es preocupante, porque hay menor variedad de alimentos consumidos en las comunidades y las fuentes precisamente más nutritivas o de mejor calidad están desapareciendo.

Herrera asegura que se está consumiendo solamente carbohidratos; no existe una alimentación balanceada pese a las campañas oficiales que advierten acerca de los beneficios de los buenos hábitos alimentarios (... ). "Las personas sólo buscan satisfacer la necesidad de alimentos sin importar que tan nutritivos sean".

"La estatura es un indicador de desarrollo nacional más importante que el peso, dado que este último suele recuperarse más fácilmente. Un niño con bajo peso que sea sometido a un régimen dietético por un nutricionista, logrará recuperar su peso, pero llevar una estatura baja a normal requiere un proceso más largo en el tiempo y un prolongado tratamiento", explica el antropólogo.

Herrera añade que el peso y la estatura de un niño ofrecen datos de la desnutrición, tanto aguda como crónica. Así mismo, reveló que en las comunidades donde se llevó a cabo el estudio encontraron lo que ellos denominan una "doble carga epidemiológica", que alude a niños con estatura baja pero con un peso que está por encima del promedio, lo que ocasionaría en el futuro un adulto con trastornos de tipo metabólico como diabetes, hipertensión y resistencia a la insulina, entre otras afecciones.

Otro de los hallazgos del estudio es que los niños de las zonas suburbanas presentan una mayor estatura que los localizados en sectores rurales. "Existe una diferencia de hasta 6 centímetros", explica Herrera.

Lo anterior obedece a que los niños no tienen acceso a servicios de salud y tampoco poseen agua potable, lo que desencadena un aumento del índice de parasitosis, diarrea infantil y enfermedades como la anemia.

Aunque los datos suministrados no son representativos, Herrera asegura que proporcionan información útil para planificar programas de salud pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada