Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

jueves, 8 de enero de 2015

La mejor forma de desintoxicar al cuerpo es comiendo balanceadamente

La hora de desintoxicar el cuerpo

Nutricionistas recomiendan una dieta balanceada y ejercicios.

imageRotate
La mejor forma de desintoxicar al cuerpo es comiendo balanceadamente (Archivo)
GABRIEL BARRETO |  EL UNIVERSAL
martes 6 de enero de 2015  08:07 AM
Nada de laxantes. Tampoco pastillas milagrosas. Mucho menos dietas sacadas a última hora de la manga. Los nutricionistas recomiendan que, para limpiar el cuerpo de la gran comilona de decembrina -hallacas, pan de jamón, pernil, pavo, ensalada de gallina, torta negra y dulce de lechosa, para sólo nombrar algunos los infaltables de las cenas navideñas- hay que recurrir simplemente a métodos naturales. 

Lo primero que recomienda Héctor Cruces, nutricionista y entrenador físico, es vaciar la casa de tentaciones navideñas, esto es, según sus propias palabras, "regalar las hallacas" que quedaron en la nevera, literalmente desaparecer "bombones, tortas, turrones, polvorones u otros dulces navideños", y abstenerse de sustituir algunas de las comidas principales (desayuno, almuerzo o cena) por un "batido milagroso" que, según él, sólo resultará buen negocio "para la empresa que comercializa el producto".

Johan Almarza, médico nutricionista y con estudios del metabolismo humano realizados en la Universidad del Zulia (LUZ), también descarta la ingesta de batidos, tan de moda por estos días, para ayudar a desintoxicar el organismo, pues arguye que el riñón y el hígado son los órganos encargados naturales de esta función.

"Si se cuenta con una buena funcionalidad hepática y renal, eso es suficiente para quitar todas las toxinas que se consumen en diciembre", advierte el experto, quien explica que los batidos a base de productos verdes sí mejoran el funcionamiento de los riñones, sobre todo porque están compuestos por clorofila y antioxidantes que promueven la protección renal, pero no sustituyen la función de los órganos que están diseñados para la limpieza del cuerpo humano.

Así que "más que un cambio de alimentación, es importante realizar un cambio de estilo de vida, que involucre nuevos hábitos alimenticios, de entrenamiento físico y hasta psicológico", recomienda Almarza, para quien lo que se debe hacer es regular las tres comidas diarias (desayuno, almuerzo y cena) e incorporar dos meriendas ligeras. Y todo ello acompañado a su vez de entrenamiento de ejercicios diarios por aproximadamente una hora, con la finalidad de que el cuerpo empiece a utilizar lo almacenado en el mes de diciembre. 

"Lo ideal es que la mitad del plato sea utilizado para vegetales, una cuarta parte para proteínas como pescado, carne o pollo, sin grasa; y el resto con carbohidratos de origen integral", explica Johan Almarza, quien agrega que la merienda puede ser un vaso de leche de soya, un yogur o frutos secos. 

El régimen de tres comidas diarias, más las dos meriendas -que según Cruces puede realizarse en intervalos de tiempo de 3 a 4 horas- "debe incluir además alimentos ricos en antioxidantes y con elevado contenido de fibras (pan integral, arroz integral, pasta integral, granos, frutas en trozo, vegetales, legumbres y semillas). Mientras que la ingesta de carnes rojas debe ser disminuida a 1 vez por semana".

gbarreto@eluniversal.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada