Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

miércoles, 28 de enero de 2015

Plantas y hierbas para combatir el estrés y la depresión

Plantas y hierbas para combatir el estrés y la depresión

Hay múltiples signos que podrían indicar que una persona padece depresión, sobre todo si ellos se presentan de manera reiterada | Foto: El Mercurio
Hay múltiples signos que podrían indicar que una persona padece depresión, sobre todo si ellos se presentan de manera reiterada | Foto: El Mercurio
Si bien a nivel mundial existen tratamientos eficaces tanto para el estrés como para la depresión, en muchos países aún no están disponibles, ya sea por falta de recursos o personal capacitado

La depresión es una enfermedad cuyo número de pacientes va en aumento. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 350 millones de personas son diagnosticadas anualmente con este trastorno, afectando principalmente a las mujeres.
El Ministerio de Salud chileno define la depresión como una "alteración patológica del estado de ánimo". El estrés, por su parte, es una etapa que antecede a algunos casos de depresión cuando no es tratado a tiempo.
Cuando estos trastornos duran mucho tiempo y su intensidad va de moderada a grave es capaz de causar un gran sufrimiento, alterado la vida no sólo de quien lo padece, sino que también del entorno familiar y social, desencadenando problemas laborales o escolares.
Hay múltiples signos que podrían indicar que una persona padece depresión, sobre todo si ellos se presentan de manera reiterada: descenso del humor que termina en tristeza, alteraciones en el estado de ánimo, energía, apetito, sueño y procesamiento psicomotor (retraso o agitación), irritabilidad, pérdida del interés en actividades, sentimientos de culpa, excesiva autocrítica, problemas de concentración y en casos más graves, ideas suicidas.
Si bien a nivel mundial existen tratamientos eficaces tanto para el estrés como para la depresión, en muchos países aún no están disponibles, ya sea por falta de recursos o personal capacitado.
Así se evitarían las ansiedades y las enfermedades asociadas a "bloqueos emocionales y mentales". Una de ellas son las hierbas y plantas el cual podemos tener acceso en nuestro jardín e incluso pueden ser ingeridas por niños.
Sin embargo, en caso de que ellas sean hipnóticas es preferible, sobre todo si se conduce, maniobra maquinarias riesgosas o se trabaja en asuntos que requieran suma precisión y concentración, beberlas únicamente al llegar a casa o antes de dormir.
Algunas de ellas son:
Toronjil de la pena o melisa: Ayuda a mejorar las funciones psíquicas, es tónico del corazón y estómago (mejora su funcionamiento), ayuda a eliminar gases y es sedante. Preparación: Poner tres hojas en una taza y verter el agua recién hervida y dejar reposar por 5 minutos. Beber 3 tazas por día.
Romero: Tonifica el sistema circulatorio y nervioso, mejorando la memoria y estimulando a la actividad en el organismo.
Manzanilla: Es un sedante suave, a la vez ayuda a calmar las molestias estomacales que se producen de estados nerviosos, popularmente se dice que por su color amarillo "irradia la energía del sol".
Hierbas de San Juan: Calma el sistema nervioso y cumple la función de estabilizar el ánimo. No debe consumirse mezclado con medicamentos antidepresivos, ya que podría aumentar sus efectos. Tampoco debe exponerse al sol quien lo consuma, ya que es una planta fotosensible que podría manchar la piel.
Pasionaria: Induce al descanso reponedor, por lo que es ideal tomarla de noche. Preparación: 30 gramos en 1 litro de agua hirviendo, dejar reposar tapado y beber 3 tazas diarias.
Valeriana (Valeriana officinalis): Calma los espasmos musculares y sus dolores asociados (de estómago u otras zonas afectadas por tensión nerviosa) y es sedante. Sirve ante el insomnio y jaqueca y la histeria. Preparación: 2 gramos en 100 ml. de agua. Hervir por 5 a 10 minutos y dejar reposar tapado por 10 minutos. Colar y bebe dos tazas diarias.
Algunas recomendaciones que entregan las jóvenes son que estas infusiones no deben mezclarse con alcohol, que las personas alérgicas a ciertas flores tengan precaución, y que las mujeres embarazadas pregunten a su médico ante cualquier duda o estado de gestación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada