Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

martes, 13 de mayo de 2014

El daño nutricional será de graves consecuencias al desarrollo de la nación

Del campo al plato

El daño nutricional será de graves consecuencias al desarrollo de la nación

PEDRO E. PIÑATE B. |  EL UNIVERSAL
martes 13 de mayo de 2014  12:00 AM
De todas las vicisitudes y males que la falta de comida a los venezolanos nos ocasiona, la pérdida de la salud de la nación es quizás la menos comprendida entre quienes desgobiernan. Solo así se explica que además de acabar con la producción agroalimentaria conduciendo al enorme déficit en que nos encontramos, dispusieron hasta los dólares necesarios para la importación suficiente de comida y agroinsumos. De allí que por cualquier lado que se visualice la solución, ésta requiere cambiar de la partidocracia y mediocridad imperante.

Conduciendo rápidamente la falta de comida a la pérdida de condición física para el estudio y el trabajo productivo, la salud de la nación se encuentra en estado de emergencia. Por eso adecuar rápidamente la oferta nacional e importada de alimentos a las necesidades de la demanda de la población, es política de Estado que no puede ser más pospuesta. Caso contrario el daño nutricional será de graves consecuencias al desarrollo de la nación.

Observando este 2014 la severa escasez de leche, entre otros fundamentales alimentos de la dieta básica del venezolano, recordamos aquí que el daño nutricional resultante es el de nuestros niños, jóvenes, ancianos y de las mujeres embarazadas. Así que además de la oferta de alimentos suficientes al consumo, es importante considerar su accesibilidad en términos de precios y del dinero disponible de los consumidores para su compra. La alta inflación y la escasez generalizada de alimentos básicos se combinan reduciendo e imposibilitando el consumo. Como reducir la inflación de alimentos requiere desarrollar nuestra agricultura y los controles no lo permiten, liberar la economía y focalizar el auxilio social a la población vulnerable es lo que sigue. La comida es segura del campo al plato. 

ppinate@gmail.com

Notitarde 16/05/2014 
Usuarios deben recorrer varios establecimientos

Supermercados ya no hacen pedidos, solo reciben lo que llega



Valencia, mayo 16 (Geraldo Meneses).- Los productos de la cesta básica continúan escaseando; y aunque de vez en cuando aparecen, los ciudadanos deben ingeniárselas para encontrarlos en varios establecimientos, ya que no hay suerte de hallarlos todos en un mismo sitio.

En un recorrido por el supermercado “Popular”, sin una representación oficial que explicara detalles, se pudo conocer por algunos empleados que el local recibe cada cierto tiempo mercancía de la cesta básica. “Pero así como llega se va”, sentenciaron. Al momento (11:30 a.m.) se podía comprar café, a precio regulado de 23,29 bolívares el medio kilo.

La encargada del abasto “Los Magallanes”, ubicado en la avenida Las Ferias, Lidya Ferreira, señaló que ya se perdió aquello de hacer pedidos, ahora toman la mercancía que les vaya llegando. “Hace quince días recibimos harina de maíz “Juana”, y el último aceite que vendimos fue de soya”.

En el encuentro pudimos observar el despacho de solo una caja de Shampoo. Y es que los artículos de higiene personal también son difíciles de adquirir. Actualmente no existe variedad de marcas en éstos, y los compradores deben conformarse con lo que logran ver; como el caso de los desodorantes.

Cabe destacar que de todos los productos básicos, la leche es la mayor ausente en cualquier parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada