Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 16 de abril de 2016

Guillermina moderniza la cocina ñera de antaño...En una antigua bodega de La Asunción abrió este nuevo restaurante.


  • GIULIANA CHIAPPE
  • El Universal 16 de abril de 2016 06:21 AM



Si las paredes del restaurante Guillermina hablaran, contarían cosas de la época de antaño, de cuando La Asunción era una pequeña ciudad colonial arropada por aire de mar.
Recién inaugurado, Guillermina luce reminiscencias del siglo antepasado que combina con elementos de diseño moderno. Y así es también su cocina, basada en antiguos recetarios de La Asunción pero modernizaba con técnicas de vanguardia y la creatividad indiscutible del chef Carlos García, quien fue el asesor gastronómico del proyecto, y de su chef principal, Oscar Rodríguez. 
La impronta del ambiente, con personalidad propia, está dada por el mismo local, una antigua bodega que preservó hasta ahora, elementos de esa época y que fueron conservados para el restaurante.  
Ese local de la calle Unión de La Asunción era conocido, antaño, como “la bodega del señor Pablo” y su esposa Guillerma, de donde toma el nombre el restaurante. 
Los nuevos dueños –el grupo DMC– decidieron preservar esa historia y lograr, a través de sus platos,  que los comensales evoquen los bares asuntinos de antaño, que existían en el mismo contexto histórico de la bodega y que representaban de manera muy rústica todas las tradiciones de la ciudad.
Asi, su propuesta gastronómica está impregnada de sabor asuntino y frescura de los productos locales. Los platos cambian a diario según el mejor producto que llegue de los mercados a la bodega de Guillermina. 
Apegado al recuerdo, Guillermina contará entre sus especialidades con lasaña de Chucho, ceviche fresco de palometa y frijolada asuntina, un plato típico de esta región. 
En el menú asoman curiosidades, platos de vanguardia y guiños a la vieja cocina. Por ejemplo, ofrecen cotufas con huevas de lisa, chicharrones de cerdo al limón, sancocho de pescado frito y arañitas de calamar. 
Otros platos son mejillón al grill con yuca frita, sardinas a la parrilla, madreperla al ajillo,  pescado sudado, pescado a la sal, osobuco con hongos, chivo en coco, piernas y espalditas confitadas a la brasa y verduras a la parrilla. 
Los arroces son capítulo aparte. Los preparan de raya a la brasa, caldoso de huevas y coco, al horno de pulpo y arroz de pescadores. En pastas también se destacan con fideguá negro con camarones, penne con mejillones y reducción de pulpo, espaguetti vongole margariteños, lasaña de chucho y palmito y ñoquis de jugo de otra y crudo de catalana. 
 Los domingos hay brunch con pan de leche asuntino, piñonate, arepas de maíz pilado y guiños culinarios de Margarita y de Venezuela. Con su propuesta, Guillermina revive el fogón de la antigua isla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada