Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 22 de marzo de 2014

Si no hay harina de trigo, azúcar refinada, leche -normal o condensada- ni mantequilla es muy difícil preparar un postre. La escasez ha apagado los hornos y las batidoras.

Postres en tiempo de escasez

¿Sustituir azúcar por papelón y maizina por harina? No es tan fácil pero sí se puede

imageRotate
| 1 | 2 | 3 |
GIULIANA CHIAPPE |  EL UNIVERSAL
sábado 22 de marzo de 2014  12:00 AM
Si no hay harina de trigo, azúcar refinada, leche -normal o condensada- ni mantequilla es muy difícil preparar un postre. La escasez ha apagado los hornos y las batidoras. 

Sin embargo, con un poco de ingenio y paciencia más las pocas cosas que se encuentran en el mercado, algo se puede hacer. Algunas recetas permiten utilizar papelón en vez de azúcar o sustituir la harina por maizina o la mantequilla por aceite. Los resultados no son idénticos pero sí dulces y sabrosos.

Ingrid Chópite, experta en repostería y manualidades (@ingridchopite e ingridchopite.blogspot.com) comparte saberes para sortear la crisis. No es tan fácil pero quizás sea más sencillo, por ejemplo, encontrar leche en polvo que condensada y así preparar una mezcla casera. 

Algunas cosas no se podrán hacer. Sin harina o azúcar no se podrá preparar el típico ponqué o la torta de cumpleaños. Nada la hará levantar como es debido. También advierte que debe probarse cómo quedan las preparaciones con los ingredientes sustitutos, hasta ajustarlo a las dosis convenientes. 

Las sustituciones

La harina se puede sustituir por maizina para un brazo gitano o para el bizcochuelo base del tres leches. 

En tortas también se puede sustituir el azúcar por papelón pero sabiendo que la torta no crecerá tanto pues el papelón es más pesado que el azúcar. También vale sustituir el aceite por mantequilla aunque con la advertencia anterior: hay que probar cantidades y el resultado no será idéntico. 

Las recetas 

Ingrid Chópite explica que "la crema de leche y la condensada se pueden hacer si se consigue leche en polvo y azúcar".

Para preparar leche condensada se necesitan dos tazas de azúcar y dos de leche que se mezclan en una taza de agua a punto de ebullición. Todos los ingredientes se mezclan hasta homogeneizar. "Queda idéntica a la de lata", asegura.

Para la crema de leche se hace igual pero sin azúcar: En una taza de agua se mezclan vigorosamente dos tazas de leche en polvo hasta formar una crema. 

Se puede probar preparar un bizcocho para brazo gitano con 3 huevos, 3 cucharadas de maizina, polvo de hornear, 3 cucharadas de papelón rallado (si no hay azúcar), 1 cucharadita de vainilla y ralladura de limón. Las claras se deben batir a punto de nieve y reservar, batir la yemas con el papelón, la vainilla y la ralladura. Unir la mezcla con la maizina y las claras. Llevar a horno medio por 20 minutos en molde con papel encerado. Al sacar y estando aún caliente, enrollar y rellenar que, no será con arequipe, pero sí con mermeladas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada