Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

martes, 17 de septiembre de 2013

El periodista y escritor Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) insiste en que la comida tiene un papel decisivo en la novela: 'Comí'...“Uno debería haber desarrollado alguna sabiduría sobre algo que ha hecho 60.000 veces… Y en realidad somos dependientes de lecturas ajenas. Se ha instalado la supuesta cultura gastronómica que ha dejado a la comida en manos de unos cuantos especialistas. El conocimiento popular se ha transformado en gastronomía, en manos de unos pocos”, explica el experto.

Martín Caparrós narra el vínculo entre la comida y el cuerpo

El periodista y bloguero argentino publica 'Comí', una novela “rara”

 Barcelona 11 SEP 2013 -El País

El periodista y escritor argentino Martín Caparrós, / ALVARO GARCIA

¿A alguien se le puede ocurrir contarlas veces que ha comido a lo largo de su vida? A el periodista y escritor Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) sí: “Una persona de unos 50 años casi 60.000 veces”, afirmó ayer –todavía sorprendido por la cifra- en la presentación de su última novela Comí(Anagrama) en Barcelona.
El protagonista de la novela se llama, también, Martín Caparrós y tiene que ser operado. Por eso tiene tres días –el tiempo de la novela- para vaciar intestino y estómago de lo que ha comido. El proceso da lugar a reflexiones sobre lo que ingirió su cuerpo durante toda la vida, la relación entre la comida y la medicina.
“Se podría pensar como un ensayo sobre nuestras formas de comer y el lugar levemente patotero que la gastronomía ha okupado en nuestras vidas”, escribe en su blog Pamplinas publicado en EL PAÍS. Caparrós insiste en que la comida tiene un papel decisivo en la novela: “Uno debería haber desarrollado alguna sabiduría sobre algo que ha hecho 60.000 veces… Y en realidad somos dependientes de lecturas ajenas. Se ha instalado la supuesta cultura gastronómica que ha dejado a la comida en manos de unos cuantos especialistas. El conocimiento popular se ha transformado en gastronomía, en manos de unos pocos”, explica el experto.
Como consecuencia, prosigue, se ha producido un desequilibrio: la sofisticación de la comida ha incrementado las posibilidades de diferenciar las clases sociales a través del consumo alimenticio. “En Argentina hasta los años 70 todos comían lo mismo, variaba sólo la calidad: Harina, mucha carne, patata y poca verdura. Ahora no: las clases bajas consumen muchos carbohidratos y poca carne grasa”.
Otro objetivo de esta novela, a caballo entre el ensayo, la memoria, la autobiografía y la ficción, es repasar la relación entre médico y paciente. “Los especialistas conocen tu cuerpo mejor que tú y, por lo tanto, definen las conductas que tienes que llevar con él. El paciente sufre este poder médico sobre el cuerpo pero siente placer y alivio por esta entrega”, según Caparrós, que explicó que “este alivio tiene que ver con la cantidad de cosas que suceden en nuestro cuerpo. Hay millones de procesos y mecanismo que se ponen en marcha en el simple acto de decir una palabra: es aterrador y fascinante al mismo tiempo”, asegura.
En la novela también se satiriza la tendencia yoísta de la literatura actual. Caparrós es autor y protagonista, personaje real y ficticio. El Caparrós de carne y hueso se divierte con esta ambigüedad, reconociendo paralelismos entre los dos pero siempre negando la identificación con su otro yo de papel. Pero se lanza a una especulación: “La autobiografía es un relato y es una elección. Quizás atribuyo todas estas cosas a un personaje que se llama Caparrós para sacármelas de encima y nada más, pensar que no forman parte de mí biografía si no de una novela”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada