Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 1 de septiembre de 2013

Venezolanos y extranjeros recorrieron el mercado y conocieron datos del origen de la comida criolla

Quinta Crespo guarda los sabores de la capital

En el mercado de Quinta Crespo se consiguen los ingredientes que aportan sabor a la cocina caraqueña
En el mercado de Quinta Crespo se consiguen los ingredientes que aportan sabor a la cocina caraqueña
Venezolanos y extranjeros recorrieron el mercado y conocieron datos del origen de la comida criolla 

Los ojos de res son el ingrediente secreto de "la bomba", bautizada así por J. Da Silva en el puesto 1 de la zona periférica del Mercado de Quinta Crespo. La receta también incorpora lechosa, huevo, vino Sansón, leche, vainilla y canela.
Una española se lleva el batido a la boca y arruga la cara. Acaba de enterarse de la peculiar combinación que Da Silva sirve en la primera parada de la ruta inaugurada ayer por las chicas de Urbanimia en el mercado municipal. “Los venezolanos tenemos el hábito de acompañar las comidas con jugos de frutas naturales, mientras que para los extranjeros es inconcebible acompañar un plato de carne con un jugo de fresa. Por eso mezclamos lechosa con naranja o naranja con remolacha y zanahoria”, explicó Vanessa Rolfini, periodista especializada en la fuente de gastronomía e invitada especial al recorrido.
En los laberintos del mercado se observa una variedad de quesos y carnes, de hortalizas y frutas. Los colores del mango y la lechosa atraen al puesto de Armando Pita, en otro pasillo de la zona periférica. “La lechosa fue prohibida en tiempos de Linares Alcántara porque minutos antes de morir el entonces presidente estaba comiéndola”, reveló Adriana Arias, creadora de Urbanimia.
El cambur es otra de las frutas consentidas del venezolano, y Elí Velásquez ofrece 4 tipos. “Tenemos topocho, manzano, y también están el cambur negro y morado, que en este momento no tenemos”, dijo Velásquez, mientras repartía trozos a los visitantes.
En otro puesto, Marcial Aguilar dio a probar el dulce denominado aliado, especie de malvavisco, parecido al marshmallow, que incluye en su preparación tuétano de ganado. Arias explicó que el bocadillo obtiene su consistencia gracias a la incorporación del tuétano de los huesos de la rodilla o de la cola de la res, y ese descubrimiento se debe a que en la mesa del caraqueño siempre estuvo presente la carne y el dulce. “El caraqueño de la Colonia no comía hortalizas porque pensaba que se le iba a inflar la barriga o que iba a padecer de una terrible enfermedad, por eso le sacaron provecho a los ojos, huesos y cuero del ganado”, contó.
El recorrido por 13 puestos finalizó con la muestra de casabe y culinaria indígena de Edgard Muro. En su puesto ofrece miel y varios tipo de casabe, como la naiboa. También vende harina de maíz cariaco, con la que se realiza la base de la famosa torta Bejarana, propia de la cocina caraqueña. En este punto, Arias explicó el origen de la arepa, criticada por los viajeros extranjeros, quienes atribuían al patriotismo el gusto por ese alimento.
Sobre el casabe, Rolfini destacó que en Venezuela hay más de 200 tipos de ese tipo de pan de yuca.

Explorando la ciudad. La ruta, recién inaugurada, forma parte del objetivo principal de Urbanimia, que es promover desde 2012 la exploración de las esquinas y los sitios públicos de Caracas mediante recorridos ricos en micro-anécdotas históricas.
Noelia Molina es española y vive en Venezuela desde hace tres meses. Su gusto por la cocina venezolana la ha llevado a investigar y participar en las rutas que recorren la ciudad. Cuenta con asombro cómo los fines de semana encuentra las calles desiertas, mientras los centros comerciales están abarrotados. “Muchos caraqueños no conocen su propia ciudad. Siento que la gente no aprovecha las calles ni este clima privilegiado”, dijo.

Un poco de historia
Quinta Crespo fue el primer mercado libre, creado después de que desapareció el mercado de San Jacinto, el 8 de junio de 1951. Debe su nombre a Joaquín Crespo, quien donó las tierras, pero la edificación se concretó durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez, quien se empeñó en construir varios expendios municipales en la ciudad, entre los que destaca el de Guaicaipuro.
El mercado está dividido en la zona periférica y el mercado libre, unidas en el siglo XX para evitar conflictos entre los vendedores, relató Adriana Arias, fundadora de Urbanimia. Arias también explicó que la mayoría de los comerciantes son extranjeros que migraron a Venezuela durante las décadas de los cuarenta y cincuenta. Antiguamente, parte del mercado de Quinta Crespo funcionaba en lo que es hoy la plaza Bolívar de Caracas. Fue Antonio Guzmán Blanco quien impulsó la creación de la plaza y mudó el mercado a otros sitios de Caracas, como San Jacinto y Altagracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada