Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

martes, 10 de septiembre de 2013

Se trata de que padres, directivos y administradores de cantina se lo tomen en serio, tracen un plan y protagonicen una cruzada para que los niños coman mejor. Además de formarles buenos hábitos, se les regala salud a futuro.

El menú de las cantinas escolares se basa en frituras y porciones gigantes

Aunque la ley les obliga a fomentar hábitos saludables, la mayoría ofrece tequeñones, empanadas y arepas fritas. Se sugiere "un día de parada" de frituras y ofrecer alimentos saludables bien expuestos a la mirada de los niños, para que les provoquen.

imageRotate
La merienda en la cantinas ha sustituido el desayuno en casa CORTESÍA
Contenido relacionado
GIULIANA CHIAPPE |  EL UNIVERSAL
lunes 9 de septiembre de 2013  11:28 AM
Desde hace un año, en un colegio de El Peñón hacen un "día de parada" de las frituras: una vez a la semana ninguna de sus cantinas vende alimentos fritos.

En otro colegio, ubicado en la Alta Florida, el dueño de una de las cantinas intenta hacer más sanas las comidas que ofrece, desterrando los aceites de su cocina y preparando todo al calor de las planchas de "sanducheras" gigantes.

Ambos esfuerzos son dignos de aplausos. Sin embargo, son acciones aisladas, carentes de un hilo conductor -que debería coser la autoridad gubernamental- que haga de estos actos de conciencia personal, una actitud masiva a favor de la buena nutrición de los escolares.

La ley existe. Según la Normativa de Cantinas Escolares del Instituto Nacional de Nutrición, estos comedores están obligados a "fomentar buenos hábitos alimentarios". En la práctica, no es así. Tal como observa Mariángel Paolini, química, magister en Ciencia de los Alimentos y directora de Cocina Segura (www.cocinasegura.com), la tendencia es al uso masivo de harinas refinadas y frituras y a servir porciones cada vez más grandes.

"Según un informe elaborado por la FAO en 2013, el The State of Food and Agriculture, Venezuela ha pasado a ser el país con mayor índice de obesidad de Suramérica en menos de 10 años. Vale la pena evaluar si lo que estamos comiendo desde la etapa escolar ha sido uno de los factores que ha ocasionado que ahora estemos en ese penoso lugar dentro de la escala de obesos", comenta Paolini.

Los tequeñones -que con el tiempo han mutado en súpertequeñones- y las empanadas fritas son una constante en las cantinas escolares y es, también, lo que más fácil comen los niños. Fermín, por ejemplo, un chico que ya está en último año de colegio, confiesa que durante todos sus años de bachillerato ha comido por lo menos dos empanadas fritas cada mañana en sustitución a un desayuno que, aunque debería, no hace en casa.

Pero nadie ha dicho que formar los hábitos nutricionales de un niño sea tarea fácil. Al decir de Paolini, la responsabilidad debe ser compartida entre los padres y representantes, la dirección de la institución docente y el concesionario de la cantina escolar. La prioridad debería ser establecer un menú nutricionalmente equilibrado y realizado en condiciones que garanticen la higiene de los alimentos que allí se preparan, en equilibrio con una adecuada relación costo-beneficio.

El día de parada 

Otro problema es la escasa formación nutricional de algunas personas que regentan cantinas escolares. Aunque intuyen que el exceso de frituras, harinas y productos azucarados no es el más sano para los niños, aseguran que no saben con qué sustituirlo. "Es por ello que muchos escogen lo que consideran el menú tradicional -tequeñones, empanadas y arepas fritas- pues eso garantiza supuesto éxito en la demanda de los niños", explica la especialista en alimentos.

Fue Mariángel Paolini quien ayudó al departamento de nutrición del colegio de El Peñón a instaurar su "día de parada" de las frituras. Con esta medida, además de incentivar a los alumnos a consumir alimentos más sanos, también se aseguran que el aceite de las freidoras se cambie al menos una vez a la semana. En otras escuelas, no siempre es así.

Al hacerles mantenimiento, las freidoras pasan 24 horas sin aceite. Ese es el día de parada de las frituras y siempre es un día fijo a la semana. Las opciones son sándwiches, alimentos a la plancha u horneados.

Se trata de que padres, directivos y administradores de cantina se lo tomen en serio, tracen un plan y protagonicen una cruzada para que los niños coman mejor. Además de formarles buenos hábitos, se les regala salud a futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada