Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 15 de diciembre de 2013

Al finalizar 2013 recordamos pendiente en la agenda nacional, darle la atención debida al campo y nuestra agricultura

La agroreceta global

En el mundo la gente no se alimenta con discursos ni siguiendo el Libro Rojo de Mao

PEDRO E. PIÑATE B. |  EL UNIVERSAL
sábado 14 de diciembre de 2013  
Al finalizar 2013 recordamos pendiente en la agenda nacional, darle la atención debida al campo y nuestra agricultura. La difícil situación de baja producción y aguda escasez nacional de alimentos que sufre el país, puede de no resolverse, conducirnos derecho a la hambruna. Por eso se requiere y sin más pérdida de tiempo, darle apoyo a los productores del campo y dejarlos trabajar en paz, cesando el terror agrario y los controles del Estado, lo que exige un cambio de curso y de discurso. También debe considerarse el alto y creciente costo de nuestra dependencia agroalimentaria en medio de la perspectiva agrícola global, que si bien ofrece de momento amplia oferta de los principales rubros transables y precios estables de alimentos básicos, el monto anual que gastamos es cada vez más difícil de soportar.

En 2050 la población del mundo será cercana a 10 mil millones de personas. Para alimentarse, el mundo requerirá 70% más de comida que la que dispone ahora. De allí que producir para hoy y mañana es obligación de todos los países y gobiernos, algunos de los cuales entre los que se incluye a Venezuela, tienen que triplicar y hasta cuadruplicar su producción actual.

Para ello las opciones son dos: obtener más cosechas sustentables de la misma tierra utilizada, y/o incorporar más tierras a la producción. Así durante las dos últimas décadas, se incrementó la producción agrícola global mediante la mejora de la productividad. Solo entre 2001 y 2010, la adopción de tecnología y los cambios en el manejo y gerencia de fincas, permitieron tres cuartas partes del aumento. En el mundo la gente no se alimenta con discursos ni siguiendo el Libro Rojo de Mao. La agroreceta global es atender el campo y mejorar su productividad. En Venezuela para poder comer tenemos con urgencia que aplicarla.

ppinate@gmail.com

73,5% de la población percibe desabastecimiento en alimentos

54,4% considera que las expropiaciones empeoran el abastecimiento

imageRotate
78,5% de los consultados cree que Gobierno y privados deben solucionar juntos el abastecimiento ARCHIVO
ANGIE CONTRERAS C. |  EL UNIVERSAL
domingo 15 de diciembre de 2013  
La tendencia al alza en la ausencia de productos en el mercado se mantiene. En octubre de este año, la percepción de desabastecimiento de los consumidores escaló 8,5 puntos porcentuales para ubicarse en 73,5%, impulsado por "la escasez creciente en productos clave como leche y aceites", reveló el reciente estudio cualitativo sobre percepción de abastecimiento de Datanálisis.

Este es el índice más elevado registrado desde febrero de 2008, cuando la percepción negativa alcanzó su máximo histórico de 76,5%.

Coherente con el aumento del desabastecimiento, la percepción negativa sobre la variedad de productos en el mercado también creció.

71,1% de los encuestados manifestó que hay menos variedad de marcas y productos en los anaqueles, lo que significa un repunte de 2,9 puntos con respecto a la medición de abril; y 15,2 puntos porcentuales más que en junio de 2011.

La encuesta en octubre midió la percepción del consumidor sobre la experiencia de compra, que fue calificada como negativa por 76,3% de los consultados, quienes manifestaron que consiguen pocas cosas o no consiguen nada de lo que buscan. El resultado es el más alto en los últimos cinco años.

Por otro lado, 23,6% de los encuestados dijo que consigue todo o casi todo lo que buscan.

En cuanto a la visión que tienen los consumidores sobre el efecto del control de precios en la disponibilidad de alimentos en los anaqueles, 51,6% dijo que causa desabastecimiento contra 28% que señaló que ayuda a incrementarlo.

La percepción negativa de la población sobre el control de precios es la más alta desde marzo de 2010 cuando se ubicó en 60%.

El estudio de Datanálisis -cuya muestra fue de 800 personas, en todos los estratos socieconómicos y en las 8 principales ciudades del país, entre el 21 de octubre y el 1 de noviembre- pulsó la opinión sobre quién debe solucionar el problema de abastecimiento de alimentos.

A esa interrogante, 78,5% señaló que debe ser trabajo conjunto entre el Gobierno y el sector privado, opción que evidencia un repunte de 4,4 puntos porcentuales respecto a la última medición en abril de 2013.

Sólo 3,4% de los consultados señaló que deben ser sólo los productores y comerciantes privados y 16,6% dijo que es responsabilidad sólo del Gobierno

En cuanto a la posibilidad de que el desabastecimiento de algunos alimentos empeore en el futuro, 61,5% señaló que será responsabilidad del Gobierno. En contraposición 12,8% responsabilizó al sector privado.

"La responsabilidad a futuro mantiene una tendencia a la baja para el sector privado, con un aumento proporcional del sector público de 11,1 puntos porcentuales. En mediciones anteriores se ha observado que al aumentar la gravedad del abastecimiento, la responsabilidad se centra en el Gobierno y menos en las empresas", concluye Datanálisis.

Asimismo, el estudio midió también la percepción de desabastecimiento en otros rubros. 38,5% señaló que hay escasez de medicamentos; 23,3% señaló productos de cuidado personal como champú, desodorantes, toallas sanitarias, pañales, afeitadoras y otros, y 17,7% dijo materiales de construcción, como cabilla y cemento.

Igualmente mencionaron escasez en repuestos para carros, vehículos y motos; gasolina y gas; productos de limpieza del hogar (cloro, detergente, lavaplatos); viviendas para alquilar; ropa, calzado y textiles.

Evaluación de gestión

Datanálisis consultó al consumidor sobre las expropiaciones y el control del Estado sobre el sector de alimentos. En la opinión sobre el efecto de las expropiaciones en los precios, 47,8% dijo que empeorará; 15,2% señaló que mejorará y 32,5% que seguirán igual.

En cuanto al efecto que la medida tiene sobre la variedad de marcas y productos, 51,4% cree que empeorará; 8,9% que mejorará y 35,1% estima que se mantendrá igual.

El 55,4% de los encuestados cree que las expropiaciones empeora el abastecimiento de alimentos; 8,8% dijo que mejora y 31,9% que sigue igual.

El consumidor es escéptico sobre la premisa de que las expropiaciones mejoran la calidad de vida del ciudadano, pues 53% cree que la empeora versus 10,6% que dije que mejora.

El 69,5% de los consultados percibe a las empresas expropiadas como ineficientes y que producen menos y 8,4% cree que producen más.

acontreras@eluniversal.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada