Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 1 de diciembre de 2013

Jordiana Urdaneta vende postres desde hace tres años a una clientela que los compra por Internet, con 3 días de antelación, y hasta 21 en época navideña. Merengue, su pastelería virtual, en Maracaibo, resultó un buen negocio. A la calidad de los postres se suma la página web que les sirve de vitrina ­desarrollada por Carlos Martínez, su esposo­, la presentación, para la que no faltan cintas, empaques y etiquetas, y el interés de los zulianos por los sabores dulces.

Cremas y texturas en su mejor combinación

Jordiana Urdaneta vende postres desde hace tres años a una clientela que los compra por Internet
Jordiana Urdaneta vende postres desde hace tres años a una clientela que los compra por Internet

Jordiana Urdaneta vende postres desde hace tres años a una clientela que los compra por Internet, con 3 días de antelación, y hasta 21 en época navideña. Merengue, su pastelería virtual, en Maracaibo, resultó un buen negocio. A la calidad de los postres se suma la página web que les sirve de vitrina ­desarrollada por Carlos Martínez, su esposo­, la presentación, para la que no faltan cintas, empaques y etiquetas, y el interés de los zulianos por los sabores dulces.

Si todo marcha de acuerdo con sus planes Merengue estrenará local en 2014, en un espacio que compartirán el laboratorio de producción y los anaqueles para ofrecer los productos que Urdaneta elabora, con la ayuda de 5 mujeres a las que ha enseñado todo sobre bizcochos, cremas y merengues.

"Hago postres de vanguardia", dice Urdaneta, quien asegura que no le interesa inventar recetas. "Lo que me gusta, es combinar cremas y texturas", dice, mientras cubre un ponqué de vainilla con flores de merengue, rosadas y blancas, al que llama "torta de niña" a pesar de que su nombre es, de acuerdo con el catálogo de productos, torta arco iris, cuatro capas de bizcocho de distintos colores cubiertas con suspiro.

Está en la lista de las preferidas junto con la brownie bombón, tartaleta de brownie con nueces troceadas cubierta de dulce de leche y topping de merengue, y la Red Velvet, que gusta por la textura aterciopelada que ofrece el bizcocho de color rojo, que se cubre con queso crema y miga de torta.

También tiene seguidores la Selva Negra, rellena y cubierta de crema chantilly y cerezas, con virutas de chocolate. En el renglón de pies y tartaletas ­de base crocante tipo galletas­ destacan el de limón y el de ganache de chocolate, y la de caramelo y nueces.

Ninguna de las preparaciones mencionadas significó un reto para Urdaneta. Los macarons sí. "Antes de lograr resultados perdí kilos de mezcla; el clima los afecta, tanto, que cuando está lloviendo ni lo intento. No soportan la humedad", afirma la pastelera, que trabaja de domingo a domingo, no hace fondant ni tortas de bodas, tampoco productos para diabéticos, pero sí un cupcake de medio kilo de peso,y versiones miniatura de varias de sus preparaciones, ideales para regalo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada