Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 14 de diciembre de 2013

El canelo (Cinnamomum zeylanicum de la familia Laurácea) es un árbol originario de Sri Lanka del que se aprovecha su corteza interna que se usa en rama y molida como especia.

La canela tiene propiedades medicinales

Según la Biblia, fue más valiosa que el oro y la usaban para embalsamar

imageRotate
Contenido relacionado
EDÉN VALERA |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
sábado 14 de diciembre de 2013  
El canelo (Cinnamomum zeylanicum de la familia Laurácea) es un árbol originario de Sri Lanka del que se aprovecha su corteza interna que se usa en rama y molida como especia.

La canela está mencionada en textos en sánscrito; en la Biblia se indica que era más valiosa que el oro; en Arabia sólo los sacerdotes tenían derecho a recogerla y el primer manojo era ofrendado al Sol; en la Antigüedad era usada para darle sabor al vino y en la Edad Media para dar saborear natillas, guisados, sopas y aves. 

En el año 2500 a.C. los chinos la apreciaban más que el oro; en 1275 se registra por primera vez a la canela como producto de Ceilán - Sri Lanka- ya que se creía que todas las especias provenían del Jardín del Edén a través del Eufrates, "un río que nacía en el paraíso". 

Cuando los portugueses llegaron a Ceilán en el año 1500 encontraron canela que crecía en forma silvestre y ocuparon este territorio para proveerse de ella obligando al Rey a pagarles un tributo anual de 12.000 kilos de canela en rama. Desde 1796 hasta 1833, la canela se convirtió en monopolio de la British East India Company.

Según Herodoto crecía en lugares inaccesibles y protegidos por seres alados fantásticos. En los siglos XVI y XVII la canela era la única mercancía que los marineros podían sacar libremente de Oriente. 

Es un árbol que mide hasta diez metros de altura, con tronco liso de consistencia leñosa y su corteza, que es la parte más importante, de color marrón; flores blancas de olor agradable, y fruto en baya con una sola semilla. Crece en terrenos lluviosos, profundos con alto contenido de materia orgánica y excelente drenaje; y hoy se cultiva en la mayor parte de las regiones tropicales cálidas y húmedas.

Contiene calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, zinc, cobre, manganeso, selenio, un alto contenido de antioxidantes y vitaminas C, A, E y K.



Más usos

Molida o entera, además de su uso culinario en platos dulces y salados, la canela tiene propiedades medicinales, y es usada en la industria de cosméticos. En México, Ecuador, Chile, Panamá y Colombia el consumo de infusión de canela compite con bebidas calientes, como el café y el chocolate; 

En Ecuador preparan una infusión con licor llamada canelazo; en España la emplean en la preparación de la morcilla de Aranda; y en Venezuela en el arroz con leche y la chicha.

Es uno de los ingredientes del curry y de otros platos de Oriente; y hay un licor de canela a base de anís destilado artesanal.

Las infusiones de canela ayudan a mejorar los síntomas del resfriado; sirven como relajante y para inducir el sueño; ayudan a regularizar el ciclo menstrual; son útiles en el tratamiento de diarreas y otros desordenes digestivos; y estimulante de las funciones circulatorias. Tomada con leche, agua u otra bebida contribuye a la recuperación de personas debilitadas por hemorragia; en gárgaras o chupada actúa como desinfectante, analgésico y antibiótico natural y combate el mal aliento. Calma el dolor y cicatriza las papilas gustativas abrasadas por alimentos calientes.

Se le considera un excelente afrodisiaco; y con el aceite se fabrican cremas, lociones, jabones y champús. Las cremas preparadas con el extracto sirven desinflamar y calmar los dolores de articulaciones y molestias musculares; la canela con gotas de limón aplicada en las áreas afectadas por el acné contribuye a mejorar la piel.

Consumir mil miligramos diarios mejora la memoria y la actividad cerebral, y ayuda a prevenir el Alzheimer; según investigadores de Maryland (USA) ayuda a reducir el azúcar, los niveles de colesterol y los triglicéridos en sangre. No es recomendable para quienes sufren de úlcera gastroduodenal; en dosis altas puede provocar alteraciones nerviosas.

Su consumo diario ayuda a perder peso y a quemar azúcares veinte veces más rápido de lo normal CORTESÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada