Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 29 de junio de 2014

En el principio fue el Caos, una masa confusa y desordenada pero el milagro surgió en un sopicaldo templado primitivo, el poder vigorizante y vitalizante de un buen caldo es algo sabido, mi abuela siempre decía: "este caldo resucita a un muerto".

martes, 8 de julio de 2008

La sopa primigenia


Las cosmogonías que ha imaginado el hombre son de lo más variopinto, siempre ha existido una reflexión sobre los orígenes. El tiempo del sueño de los aborígenes australianos, los cinco soles de los aztecas, y otras muchas hasta llegar a la cosmogonía darwinista- materialista.

En el principio fue el Caos, una masa confusa y desordenada pero el milagro surgió en un sopicaldo templado primitivo, el poder vigorizante y vitalizante de un buen caldo es algo sabido, mi abuela siempre decía: este caldo resucita a un muerto. Sopa diluida, poco espesa, precisó uno de los magos que casualmente también era marxista pero no grouchista.

Que la vida surgió de esa sopa es algo que se da por sabido, pero como los detalles son muy difíciles de explicar, los predicadores suelen comenzar con el bicho ya crecido.

Maese Dawkins cuando nos señala con el dedo el monte improbable donde ascenderá poco a poco el unicelular procariota para llegar a ser un elefante o una almeja, aprovechando los errores en la copia del genoma y haciéndose más apto y adaptado y de paso más grande, que todo hay que decirlo, nos muestra ya al procariota en la base e insiste: poco a poco ascenderá, como repetía Darwin: Natura non facit saltum.
Lo cierto es que la bacteria permaneció parada mucho tiempo sin evolucionar como era su deber y vocación: unos tres mil millones de años con variaciones sobre si misma sin atreverse a dar el salto, y luego en un instante evolutivo, en un saltum llamado "Explosión Cámbrica"aparecen todos los bichos grandes, con sus sistemas nerviosos, y otros adelantos que dejan con la boca abierta. Esto no forma parte del mito, por lo que los predicadores procuran obviarlo y e insisten: poco a poco, y se olvidan también de los tres mil millones de años de parón, y de que el primitivo procariota es más apto y adaptado y se reproduce más que cualquiera de sus descendientes, pero así son los mitos, el nuestro puede resumirse de esta manera:caldo vitalizante y poco a poco sobreviviendo.
Si a quien me explica que el mundo lo sostiene una tortuga que está sobre un elefante, le preguntara donde se sostiene el elefante sería una pregunta impertinente; las explicaciones siempre tienen un límite como en este caso, pero viendo a los Denett y los Dawkins y al sinfín de discípulos que con entusiasmo predican y explican, parece que supieran donde se sostiene el elefante sobreviviendo y siendo apto y adaptado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada