Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 15 de junio de 2014

Obras de arte hechas con "Kocholatte" La casa chocolatera amplió su catálogo de bombones artesanales que elabora de manera tradicional o kosher

Obras de arte hechas con "Kocholatte"

La casa chocolatera amplió su catálogo de bombones artesanales que elabora de manera tradicional o kosher.

imageRotate
Delicatese de mora (Fotos Cortesía R&Z Comunicaciones)
| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 |
EL UNIVERSAL
sábado 14 de junio de 2014  05:00 PM
Desde siempre, Raquel Abadí sintió pasión por hacer chocolate. Como suele ocurrir con las mejores delicateses, comenzó preparando bombones para sus familiares y amigos. Después de cierto tiempo, la palabra "hobby" le quedó pequeña a ese empuje que se transformó, en 2005, en un negocio llamado Kocholatte.

La delicadeza y el amor con el que hace sus chocolates se nota. Son pequeñas piezas de arte. Así lo siente Raquel Abadí: como una vocación artística.

Con sus hijos Arie y Kevin ya involucrados en el negocio, Raquel amplió el catálogo de formas, texturas y sabores con los que elabora una variedad de 50 bombones artesanales. Estos se venden por cajas -que el cliente puede armar a su gusto si quiere- o en mesas de dulces, tan de moda en eventos sociales.

Uno de los atractivos de la marca es que ofrece una línea de bombones crocantes que, aunque gustan mucho, no son fáciles de encontrar. Son piezas de chocolate rellenas de trocitos de caramelo duro. El "crunchie" se siente claro en la boca. Sus otras líneas son "curiosidades", delicateses, trufas y vasitos, hechos de cacao blanco u oscuro, con o sin azúcar.

Los bombones kosher y parve son otra particularidad de la marca. El cliente especifica si desea que sus chocolates estén fabricados bajo estas estrictas reglas de manejo de alimentos.

A través de www.kocholatte.com se pueden comprar los productos en línea. En Instagram y Twitter se encuentran como @KocholatteVE. También atienden a los clientes por los teléfonos 619.1334. Giuliana Chiappe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada