Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

viernes, 22 de agosto de 2014

De los 10 productos que más consume el venezolano, tres están basados en harinas.

Para vivir mejor se deben comer menos carbohidratos refinados

De los 10 alimentos más consumidos en Venezuela, tres son basados en harinas

imageRotate
Lo conveniente es sustituir gradualmente los carbohidratos por vegetales, frutas y granos (archivo)
Contenido relacionado
GIULIANA CHIAPPE |  EL UNIVERSAL
viernes 22 de agosto de 2014  07:11 AM
De los 10 productos que más consume el venezolano, tres están basados en harinas. 

Según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas, recogidas en su Encuesta de Seguimiento de Consumo de Alimento de 2013, el segundo alimento que más ingieren los venezolanos es harina para arepas; el noveno es la pasta y el décimo, el pan de trigo. 

No son los únicos carbohidratos presentes en ese ranking de preferencias. El "top ten" está conformado, además, por carne de pollo en primer lugar; plátano en tercero; arroz en cuarto; carne de res en quinto y cambur, lechosa y patilla en sexto, séptimo y octavo.

El problema, sin embargo, no es sólo la intensa presencia de los carbohidratos en la dieta diaria, sino la forma de consumirlos. Se trata de carbohidratos procesados, muchas veces fritos, lo cual favorece la obesidad. Así lo percibe José Ravelo (@joseravelovs y joseravelovs.blogspot.com), biólogo especializado en Tecnología de Alimentos y coaching de Alimentación y Vida Saludable con certificación del Instituto Spencer de California. 

"Es alarmante que un informe de la ONU de 2013 coloque a Venezuela en cuarto lugar entre los países con mayor prevalencia de obesidad en adultos, con 30,8 % de la población. Esto revela dos cosas: una, el exceso y otra, el tipo de carbohidratos que se comen", expresa.

No se trata de eliminarlos pues son fuente de energía. Lo conveniente es encontrar los más beneficiosos y consumirlos en forma adecuada. 

Algunos carbohidratos sí deberían evitarse. Romero incluye en esta lista, los cereales procesados que son todos los que se venden en cajas.

Tampoco necesitamos consumir los derivados de harinas blancas como el pan blanco y los productos de panadería, sean salados o dulces y la pasta. Romero exhorta a evitar, además, refrescos, jugos de fábrica y té comerciales y, en vez de endulzar bebidas con azúcar blanca, hay que hacerlo con miel o papelón. 

"Todo lo mencionado es consumido en exceso por los venezolanos, muy afectos a las chucherías", opina. 

La solución ya se conoce: comer más vegetales y frutas. Hay que intentar sustituir con ellas, parte de los carbohidratos refinados que se consumen. 

"Los vegetales y frutas deberían conformar la mitad de lo que comemos durante el día. Es una alternativa económica a corto y largo plazo, pues ayuda a mantenerse sanos toda la vida. Las ensaladas siempre deberían estar presentes en el almuerzo y en la cena. Para no aburrirse se recomienda ser creativos al combinar los vegetales y preparar los aderezos. Hay muchas recetas en Internet que ayudan a mantener la variedad", expresa Romero.

Otra opción saludable es eliminar gradualmente las chucherías sustituyéndolas por frutos secos. En vez de comerse esa bolsa de papas fritas o platanitos a media tarde, es preferible consumir un puñado de frutos secos. Lo mismo ocurre con los dulces: es mejor una mandarina que un helado.

De los cereales no se puede prescindir pero hay que optar por los integrales. En vez de arroz blanco, es preferible consumir el integral y el pan integral en vez del pan blanco. 

Vale la pena intentarlo. Hasta les puede gustar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada