Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

martes, 29 de abril de 2014

Alimentos Polar paralizó temporalmente el domingo pasado su planta productora de pastas alimenticias Primor y Gran Señora, que funciona en Maracaibo, “debido al retraso en la liquidación de divisas por parte de Cencoex para la compra de trigo durum”, materia prima importada necesaria para su fabricación.

El Carabobeño 29 abril 2014

Polar paralizó producción de pastas por retraso en liquidación de divisas

La pasta forma parte de la dieta básica de los venezolanos. (Foto Archivo)
Marcos Castillo || mcastillo@el-carabobeno.com
Alimentos Polar paralizó temporalmente el domingo pasado su planta productora de pastas alimenticias Primor y Gran Señora, que funciona en Maracaibo, “debido al retraso en la liquidación de divisas por parte de Cencoex para la compra de trigo durum”, materia prima importada necesaria para su fabricación.
Un boletín de prensa enviado a esta redacción explica que la suspensión se inició el 27 de abril luego que se agotara el inventario de trigo, que se había obtenido “mediante préstamos de otras empresas”.
La comunicación aclara que las autoridades están al tanto de la situación de Pastas Primor, así como de otras instalaciones de Empresas Polar. Recuerda que han sostenido “numerosas comunicaciones y reuniones” en las que se ha advertido con anticipación sobre los riesgos de retrasar la liquidación de divisas para el pago de la deuda con los proveedores y sus efectos sobre la producción de este rubro.
Polar informa además que por tratarse de un caso de fuerza mayor “no imputable a la empresa” se acordó el procedimiento de suspensión de la relación laboral con los trabajadores de la planta, tal como lo establece el artículo 72 de la Ley Orgánica del Trabajo, las Trabajadoras y los Trabajadores.
El boletín indica que la empresa continúa trabajando con las autoridades en la búsqueda de soluciones que permitan obtener, de manera oportuna, la materia prima para reiniciar cuanto antes la producción de las Pastas Primor y Gran Señora.

El Carabobeño 28 abril 2014

Revendedores, consecuencia de la escasez de alimentos

Productos escaseados se consiguen a precios elevados. (Foto José Alberto Ochoa)
Ana Rodríguez Brazón || arodriguez@el-carabobeno.com
Colas que no se terminan, buhoneros que ofrecen los productos escaseados y sobreprecios en cada artículo, son algunas de las consecuencias de la escasez de alimentos que ha atravesado el país en los últimos meses. Con la viveza que caracteriza a los venezolanos, las personas se las han ingeniado para sacar provecho: revender los productos.
A un trabajador de una empresa, un colegio, universidad o cualquier otro empleo que requiera al menos ocho horas de jornada, le será casi imposible madrugar para llegar a cualquier supermercado de Valencia y pasar más de 10 horas en una cola para comprar, comentaron algunos visitantes del mercado Bicentenario en la avenida Bolívar Norte, mientras en la parte de afuera aguardaban numerosos compradores con cartones para protegerse del sol, sillas y comida.
Con el tiempo se ha generado un negocio con la escasez y es que personas, en su mayoría del sur de la ciudad, se dedican a ir de supermercado en supermercado para comprar la mayor cantidad de comida y revenderla en las zonas populares.
Incluso hay quienes ya se conocen pues se han convertido en “compañeros de cola”. Como una nueva modalidad de ganarse la vida, abusan de la falta de alimentos para venderlos a más del doble.
En los puestos de buhonería o en la casa de algún vecino que se dedique a la actividad, un cuarto de kilo de café cuesta 50 bolívares, el medio kilo 100 bolívares y el kilo supera los 170 bolívares. Quienes no tienen tiempo de hacer las colas o simplemente no se quieren someter a tal suplicio, pagan ese precio.
El paquete de papel higiénico de cuatro rollos, se vende de 35 bolívares en adelante. La harina de maíz desde 15 bolívares y un kilo de leche alcanza los 150 bolívares.
Algunos vendedores informales del centro de Valencia y del Periférico de Candelaria, de manera sincera explicaron que la mayoría de los que están es esa zona no compran en los supermercado pues adquieren los alimentos en El Mayorista, en Libertador. “Compramos más caro y por eso lo vendemos a ese precio”.
En varias ocasiones compradores han denunciado que de la zona sur llegan cientos de personas a comprar en sitios como Kromi de Mañongo o el Central Madeirense de El Trigal, como llegan desde muy temprano, cuando los lugareños van a buscar los productos éstos se han agotado.
Semanas atrás, miembros del Consejo Comunal de El Trigal y vecinos decidieron trancar las puertas del mercado en protesta por lo que habían denunciado, pues los trabajadores salían con varios pollos mientras que a ellos se les permitían dos.
Fiscalización
El 8 de abril al finalizar la sesión del Consejo Legislativo del Estado Carabobo (CLEC) el presidente de la subcomisión del Poder Popular, diputado Juan Carlos Corro, anunció que en los próximos días visitarán a los pequeños comerciantes de la parroquia Miguel Peña, pues hay personas que se dedican a comprar grandes cantidades de comida para revenderlo a precios elevados.
La actividad ya ha sido detectada, sin embargo las colas persisten, pues al parecer ya se implementó la costumbre. Ese día el parlamentario comentó que en compañía de organismos de fiscalización visitaron Makro y encontraron que una persona, en menos de un mes, había comprado más de 100 kilos de leche. En ese momento aseguró que al comercio llegaban 67 mil kilos de harina y se acababan en tres días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada