Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 19 de abril de 2014

Originaria de Oriente Medio y Asia Central, la arveja (Pisum sativum de la familia Leguminosa) es una planta herbácea cuyas semillas son fuentes de fibras y vitaminas.

La arveja es fuente de fibra y vitaminas

Fue usada en los experimentos de las leyes genéticas de Mendel

imageRotate
Su fibra promueve el funcionamiento intestinal y ayuda a eliminar
Contenido relacionado
EDÉN VALERA |  EL UNIVERSAL
sábado 19 de abril de 2014  12:00 AM
ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

Originaria de Oriente Medio y Asia Central, la arveja (Pisum sativum de la familia Leguminosa) es una planta herbácea cuyas semillas son fuentes de fibras y vitaminas.

Es una de las plantas cultivadas más antiguas; se han encontrado restos fosilizados de arvejas en yacimientos arqueológicos de países de Oriente Medio que datan de casi 10.000 años; en el 2.000 a.C. su cultivo se había extendido por Europa pero hasta el siglo XVI solo se usaba como forraje; y a partir de ese momento se utiliza para el consumo humano.

La planta de arveja fue la que utilizó el naturalista austríaco Gregor Mendel para los experimentos que, en 1860, sentaron las bases de la herencia, que se conocen como las Leyes de Mendel y que dieron inicio a la ciencia de la genética.

Esta mata posee un sistema vegetativo poco desarrollado aunque con una raíz pivotante que tiende a profundizar bastante; hay variedades que crecen como hierbas hasta una altura definida, y otras que se comportan como enredaderas que no dejan de crecer y requieren medios de soporte o guías. Necesita suelos profundos, sueltos y ligeramente ácidos.

Tiene flores en racimos colgantes de color blanco, rojo y azulado y fruto dentro de una vaina casi cilíndrica, con diversas semillas semiesféricas, de seis a ocho milímetros de diámetro, que son las arvejas.

Cuando se compran y no se consuman de inmediato se pueden guardar conservando sus características originales de arvejas frescas por mucho tiempo, haciéndoles un procedimiento llamado "blanqueado", que consiste en someter los granos a un rápido hervor de cinco minutos y luego enfriarlos inmediatamente con agua helada, escurrirlos, colocarlos en una bolsa de polietileno y colocarlos en el congelador.

Las arvejas se pueden consumir frescas o secas presentando algunas diferencias significativas respecto a su contenido en nutrientes: las primeras son más dulces y sabrosas, y contienen más agua que las secas, pero menos proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Cuando son tiernas tienen un sabor ligeramente dulce y se pueden consumir crudas; también se consumen cocidas, guisadas, como guarnición y en conservas.

Son una importante fuente de fibra soluble e insoluble; poseen vitaminas B1, B2, B6, A, K, y C, ácido fólico; son ricas en calcio, fósforo, hierro, magnesio, zinc y potasio.

Los mayores productores son Estados Unidos, Rusia, China, India, Canadá, Francia y Reino Unido.

Otros usos

Es una de las hortalizas más populares en el mundo, es ampliamente cultivada y consumida, ya sea como hortaliza fresca o como semilla seca; y forma parte de numerosos platos típicos de la gastronomía de varios países; en Venezuela se consume básicamente en forma de sopa.

Por su alto contenido de fibra soluble ayuda a reducir los niveles elevados de colesterol y azúcar en la sangre.

La presencia de fibra insoluble contribuye a regular el buen funcionamiento del intestino, evitando el estreñimiento, el cáncer en colon y en el recto. Además, la fibra en general produce sensación de saciedad por lo cual es muy útil cuando se sigue dieta de adelgazamiento.

En su estado fresco es tal vez el vegetal más rico en vitamina B1, esencial para la producción de energía, la función nerviosa y el metabolismo de los carbohidratos, por lo cual son ideales para regular y generar la energía que necesitan los músculos al realizar actividades físicas.

Es útil en los procesos de coagulación de la sangre y en el fortalecimiento de los huesos; y por su poder antioxidante protege la retina y de enfermedades de la vista como las cataratas. No es aconsejable para quienes sufren de flatulencia.

eden.valera@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada