Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 19 de abril de 2014

Las características que se deben tomar en cuenta para saber si estamos ante un vino que vale lo que cuesta se pasean entre varias: Grado de acidez (equilibrado), nivel de tanicidad (especialmente en tintos) y grado alcohólico. La armonía entre estos tres factores es determinante para saber si estamos ante una buena compra además de que el producto esté en buen estado, es decir, que no tenga defectos.

MUNDO GOURMET

La armonía entre el grado de acidez, el nivel de tanicidad y el grado alcohólico es esencial

VANESSA BARRADAS |  EL UNIVERSAL
sábado 19 de abril de 2014  12:00 AM
Vinos calidad/precio
Cuando se habla de un vino con una buena relación calidad/precio no es poco lo que se dice. En este rango no solo entran los productos más económicos, sino los que pueden otorgar mucho placer.

Las características que se deben tomar en cuenta para saber si estamos ante un vino que vale lo que cuesta se pasean entre varias: Grado de acidez (equilibrado), nivel de tanicidad (especialmente en tintos) y grado alcohólico. La armonía entre estos tres factores es determinante para saber si estamos ante una buena compra además de que el producto esté en buen estado, es decir, que no tenga defectos.

A veces las personas se refieren a un vino de manera negativa por el simple hecho de que no agrada, pero realmente en ese caso lo que prevalece es el gusto personal; no que el vino en cuestión sea malo.

En nuestro país tenemos una gran variedad de productos que se pasean entre los anteriormente descritos como buena relación calidad/precio y como ejemplo les recomendaré algunos.

Raza torrontés: Vino blanco de la Rioja argentina que se diferencia de su competencia salteña por ser menos afrutado. De notas cítricas, salino, floral, largo en boca y con una ligera untuosidad, este producto es muy rico y diferente.

Señorío de Unx viura: Con notas minerales que recuerdan a los aromas de playa, equilibrado amargo, suave y de notas vegetales muy sutiles, este vino blanco queda perfecto como aperitivo y para refrescar una cálida tarde caraqueña.

Raza cabernet sauvignon: Un tinto de esta uva que se da muy bien en Chile, es una rareza cuando se encuentra tan bien expresado en Argentina. Aterciopelado, elegante, afrutado y de taninos amables, bien vale el gasto como vino de mesa diario.

Aresti Gewurztraminer: Desde Chile esta bodega nos presenta una uva de origen alemán adaptada a ese país. Muy aromática donde realzan las flores blancas y frutas como el kiwi, este Aresti seduce y es una gran joya en cuanto a calidad/precio se refiere.

Por ultimo, pero no menos importante también se encuentran espumosos en estos rangos. Santa Carolina rose es un vivo ejemplo de ello al ser un vino que nunca defraudará. Fresco, alegre y elegante, estas burbujas rosadas siempre cautivan.

Todos estos vinos no pasan de los 600 Bs, costo que en estos tiempos se considera accesible y que en el caso dichos productos saben defender muy bien. ¡Salud!

vanessabarradas1@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada