Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

jueves, 17 de abril de 2014

Desde hace varios meses la falta de harina de trigo ha puesto en apuros a las comunidades de hermanas que elaboran las hostias para la celebración de las misas. La situación se profundiza ahora con la Semana Mayor cuando la demanda se incrementa, especialmente el Domingo de Ramos y desde el Miércoles hasta el Sábado santo

Escasez de harina impide satisfacer demanda de hostias

Religiosos afirmaron que en los últimos días ha sido mayor el número de compradores de hostias
Religiosos afirmaron que en los últimos días ha sido mayor el número de compradores de hostias
Solo en las misas de El Nazareno en Santa Teresa se distribuyen 20.000, informaron religiosos

Desde hace varios meses la falta de harina de trigo ha puesto en apuros a las comunidades de hermanas que elaboran las hostias para la celebración de las misas. La situación se profundiza ahora con la Semana Mayor cuando la demanda se incrementa, especialmente el Domingo de Ramos y desde el Miércoles hasta el Sábado santo.
El padre Marcos Sánchez, sacerdote de la orden de la Merced, informó que, como consecuencia en las fallas de suministro de harina de trigo, las hermanas del Apostolado Litúrgico de Caracas tienen dificultades para satisfacer totalmente la cantidad de obleas solicitada por cada templo.
En la capilla del colegio Tirso de Molina, en San Bernardino, donde el padre Marcos presta su servicio religioso, se celebran dos misas los domingos y una de lunes a sábado, además de la Eucaristía en la Maternidad del Seguro Social de la urbanización cada domingo. “Mensualmente consumimos 2.000 hostias en 2 capillas pequeñas, sin embargo las parroquias requieren muchas más”, destacó el sacerdote.
En la Casa Madre de las Siervas de Jesús, en la esquina de Caja de Agua, parroquia Altagracia, la hermana María Rosa explicó que el problema con la harina de trigo, ingrediente de las obleas además del agua y la levadura, dificulta la elaboración para atender suficientemente los pedidos de los templos en la región capital.
La religiosa dijo que últimamente se han sumado a comprar en el convento los representantes de parroquias de otros estados del país porque en el interior la escasez es mayor.
Provisión escatimada
La hermana María Rosa indicó que durante la Semana Santa los pedidos de hostias se incrementan significativamente porque se celebran más misas y la asistencia de fieles es mucho más alta, por lo que la coyuntura actual de la falta de la harina de trigo no ayuda.
La religiosa refirió que en los últimos días han acudido más compradores, mientras atiende a dos empleadas administrativas de las parroquias María Auxiliadora de Sarría y Nuestra Señora de la Paz en Montalbán, de Caracas.
Andreína Rivas, del templo de Montalbán, contó que fue a la iglesia de las Sierva del Santísimo Sacramento, cerca de la plaza La Concordia, El Silencio, pero allí estaban agotadas las obleas. En las Siervas de Jesús le vendieron 2.000 de las 4.000 o 3.000 que esperaba recibir para cubrir las necesidades en su parroquia.
“En las misas de entre semana (lunes a sábado) el sacerdote se ve precisado a partir la sagrada forma al momento de la comunión para que todos los feligreses reciban la Eucaristía”, dijo Rivas.
Miriam Altuve, de la Parroquia María Auxiliadora, le recordó a la hermana María Rosa, templo con igual capacidad de fieles que las iglesias de San José o la Candelaria, que el día anterior llamaron y solicitaron 7.000 obleas para complementar las necesidades de esa iglesia durante la Semana Mayor.
En la basílica de Santa Teresa, que recibe multitudes de devotos de El Nazareno de San Pablo, especialmente el Miércoles Santo, uno de los acólitos, que solicitó no mencionar su nombre, señaló que su proveedor es una comunidad religiosa de San Cristóbal, estado Táchira. “Ellos nos han manifestado que tienen problemas para elaborarlas por la falta de harina de trigo, pero gracias a Dios nos han provisto completamente”, expresó el religioso.
Solo en las misas de El Nazareno se distribuyen entre los feligreses 20.000 hostias.
Sin vino de consagrar
El padre Marcos Sánchez, de la capilla del Colegio Tirso de Molina, informó que hace un mes compró dos cajas de vino para misa y el fabricante, empresas Polar, le comunicó que era la última remesa. Las bodegas Pomar han sido las proveedoras tradicionales a los templos.
“El vino dura más que las hostias porque solo se utiliza una copa pequeña en cada Eucaristía”, precisó el sacerdote.
El acólito de la basílica de Santa Teresa refirió que con la finalidad de compensar la falta de vino nacional para consagrar, la Conferencia Episcopal Venezolana dio permiso a las parroquias a que empleen vinos importados, pero deben ser 100% de uva y sin azúcar, en lo que cuadran marcas provenientes de Europa (preferiblemente Francia, España y Portugal) además de Chile y Argentina.
El Dato
La escasez de la orquídea morada del presente año en los puestos comerciales de flores fue compensada por muchos devotos de El Nazareno de San Pablo, que cultivaron la especie en sus casas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada