Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 12 de abril de 2014

Originario de China, el té (Camellia sinensis de la familia Teácea) es una planta cuyas hojas y brotes sirven para preparar la segunda bebida más consumida en el mundo después del agua.

El té es la segunda bebida del mundo

Contiene una combinación única de tres ingredientes saludables

imageRotate
Sus propiedades permiten catalogarla como una maravillosa infusiones curativas
Contenido relacionado
EDÉN VALERA |  EL UNIVERSAL
sábado 12 de abril de 2014  12:00 AM
ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

Originario de China, el té (Camellia sinensis de la familia Teácea) es una planta cuyas hojas y brotes sirven para preparar la segunda bebida más consumida en el mundo después del agua.

El emperador chino Shennong descubrió el té hace cinco mil años; y tres mil años después su consumo se popularizó; fue usado como tributo, moneda y negocio entre China y otros países. Se han encontrado contenedores para el té en tumbas que datan de 206 a.C. Entre los años 618 y 906 se estableció como la bebida nacional de China. Lu Yu escribió el primer libro sobre el té.

Fue introducido en Japón por monjes budistas y se hizo vital en la cultura japonesa donde existe la ceremonia del té asociada primero a prácticas religiosas, y luego convertida en un pasatiempo estético que conjuga arte y naturaleza.

La tradición inglesa de tomar té a las 5 de la tarde la comenzó Anna, Duquesa de Bedford (1788-1861) cuando en ese país sólo se hacían dos comidas diarias: desayuno y cena.

Históricamente se ha consumido como bebida, alimento y medicina y sus formas de procesamiento se han desarrollado para poder crear diferentes sabores y hacer fácil su preparación.

El arbusto tiene muchas ramas, llega a medir hasta 12 metros de alto, pero cultivado se poda para limitar su altura, favorecer la generación de nuevos brotes y hojas y facilitar la cosecha.

Tiene hojas siempre verdes y flores blancas aromáticas inclinadas hacia abajo. Crece mejor en suelos bien drenados y en zonas superiores a los 1.200 metros.

Esta planta siempre ha crecido silvestre en Asia Oriental, y hoy se cultiva en cinco continentes, incluso sobre terrenos poco fértiles.

Estudios científicos demostraron que una sola hoja de té contiene alrededor de 500 tipos de elementos beneficiosos para la salud que pueden incrementar y fortalecer la inteligencia, la belleza y actuar como un elemento anti edad, anti radiación y anticancerígeno.

Las hojas cosechadas de té atraviesan diversas etapas durante la industrialización: marchitado, enrulado, fermentado y secado para la obtención de té negro; el verde se obtiene evitando el proceso de fermentación. Se producen otros tipos como el blanco, el rojo, pu-erh.

Su valor mercantil varía de acuerdo con sus propiedades, edad, tamaño y condición de la hoja (entera, partida, en polvo); se comercializa en lotes que se usan en mezclas para mantener las características de cada marca a lo largo del tiempo.

Un lote puede aportar poco sabor pero dar un excelente color; otro puede tener un color tenue pero un exquisito aroma.

Según Ingrid Valbuena, sommelier de té, éste posee una combinación única de tres maravillosos ingredientes para ayudar a tener una larga y saludable vida: el EGCG (epigalocatequin galato) considerado el antioxidante más poderoso de la naturaleza por ser absorbido por las paredes del estómago y no necesitar ningún proceso complicado de digestión para pasar al torrente sanguíneo; la teína capaz de aumentar la velocidad del pensamiento; y la L-teanina, aminoácido que actúa sobre el sistema nervioso central para proporcionar un estado de alerta relajado llamado "alfa", que es el estado mental más creativo y placentero. Además de calcio, fósforo, hierro, potasio, sodio, flúor y vitaminas A, B1, B2, Niacina y C.

Aunque todos los tipos de tés comparten los mismos componentes, estos varían en cantidad: el blanco tiene más EGCG que el verde y en el verde hay más que en el negro.



Otros usos

El té se cultiva fundamentalmente para preparar la bebida que se consume caliente y fría; el negro representa el 80% del mercado mundial. Además se usa en la elaboración de diferentes platos.

Según estudios, la presencia de antioxidantes podría reducir los riesgos de cáncer de piel, pulmón y colon; el pu-erh tiene una enzima que ayuda procesar la grasa en el hígado y mejora los niveles de ácido úrico. Disminuye la acción de las bacterias en la formación de la placa dental y de caries; y refuerza el esmalte dental.

Gracias a sus taninos estimula el sistema nervioso central y mejora los problemas de concentración.

Se usa como calmante suave para las irritaciones del estómago y los dolores de cabeza; y como estimulante de las secreciones digestivas. Mejora el funcionamiento del sistema circulatorio debido a que favorece la irrigación sanguínea a todo el organismo. Es recomendado para disminuir el colesterol, y para los tratamientos preventivos de la arteriosclerosis.

eden.valera@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada