Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 28 de septiembre de 2014

La famosa actriz Sofia Loren (nacida Sofia Villani Scicolone en Pozzuoli, Provincia de la Campania italiana, cerca de Nápoles un 20 de setiembre 1934) cumple 80 años, editó también dos libros de cocina



En Recetas y recuerdos de Sofía Loren, una de nuestras más queridas actrices presenta 100 de sus recetas familiares italianas favoritas. Sofía ha dedicado este libro a su abuela Luisa, que vivió con su familia en Pozzuoli, la pequeña ciudad cercana a Nápoles donde ella creció. La destreza de Nonna Luisa es impresionante, y es su espíritu de improvisación lo que marca las recetas del nuevo libro de cocina de Sofía.
Además de las especialidades familiares, las recetas de Sofía provienen de toda Italia: unas maravilosas judías blancas, pizzas napolitanas, risotto de Venecia, pescado de Sicilia y preparaciones de verduras del sur.
El amor de Sofía por la pasta es bien conocido, y aquí puede encontrar una selección tentadora, entre ellas el legendario Ragú alla napolitana, que está hecho casi ritualmente para el almuerzo familiar de los domingos. Aperitivos sencillos: recetas de carne, pescado, verduras y unos postres irresistibles rondan por esta colección.
Además de las recetas y más de 100 fotografías, Sofía comparte anécdotas en torno a su infancia napolitana y su legendaria carrera cinematográfica. Nos lleva detrás de las escenas de alguna de las muchas películas que hizo con actores y amigos como Marcello Mastroianni o Cary Grant, y comparte las recetas que descubrió donde rodó varios films.



Tomado del blo Duelos y Quebrantos

DOMINGO, AGOSTO 27, 2006


Sofía Loren en la cocina


Sofia Loren1957

Le alegró la infancia napolitana con juegos, cuentos y canciones y le dejó el imborrable legado de una sabiduría culinaria labrada en la pobreza. Cuando la pequeña Sofía retornaba de la escuela era recibida invariablemente por ella, la nonna, quien la esperaba en la cocina para enseñarle alguna nueva canción, mientras en una enorme olla hervía el alimento cotidiano: “pasta e fagioli”.

La abuela de Sofía era una experta en hacer maravillas con lo poco y en convertir los mismos insumos baratos y monótonos en nuevos y sorprendentes sabores. Confesaría después la nieta que gracias a su “nonna” llegó a conocer por lo menos una docena de maneras de preparar las “melanzane”, así como a realizar milagros con cualquier carne de tercera. Heredar ese don y preservarlo en su memoria le permitió muchos años después a Sofía Loren escribir un valioso y bello libro de cocina, una suerte de autobiografía gastronómica que tituló certeramente En la cocina con amor (In cucina con amoreRizzoli Editore, Milan, 1971). Y es que ese libro, además de ser un tributo a sus años de encantadora niña traviesa y larguirucha, es –sobre todo- un amoroso homenaje a su abuela materna de la Campania.

La Sofía famosa, conocedora de muchas cocinas y cocineros, cuyo nombre había servido para bautizar platos en su honor y que había compartido con el Mariscal Tito banquetes, preparaciones exquisitas y los mejores vinos blancos del mundo, decide un día de 1968 escribir un libro a partir de la magia coquinaria de su “nonna”. Nueve meses (los de su embarazo) los dedica al libro. Si bien en él están presentes saberes aprendidos por la autora a lo largo de su vida y técnicas suministradas por destacados profesionales, el secreto de su gracia se ubica exactamente en la cocina de una modestísima casa de Pozzuoli y se remonta a los años de la Italia de Mussolini.

La traducción castellana se hizo en España y la publicó Noguer con un título donde ni aparece la palabra “amor” ni se le hace honor a la autora ni al contenido. El título es: Yo, en la cocina. Bien. Tengo en mis manos la segunda edición castellana de 1980. Animado por una mención que del libro hace Lorenzo Pomés y que leí en estos días de relativa y sabrosa ociosidad, quiero compartir con ustedes un plato de Sofía. Es una receta en la que no reparé en el momento en que Cuchi compró el libro. Ahora me llama la atención y me provoca hacerla. Se trata de los vermicelli con “salsa a la Sofía”, una salsa inspirada en el pesto, pero que en lugar de albahaca lleva perejil. Sofía la describe así:

“...Empleo perejil al que añado alguna anchoa muy limpia y seca, algunas aceitunas deshuesadas, unas alcaparras, una cebollita picada muy fina que coloco en el mortero y trabajo con gran cuidado, hasta obtener una pasta homogénea, a la que voy añadiendo, gota a gota, aceite de oliva, hasta lograr una salsa deslizante”.

Después Sofía pasa a cocer los vermicelli. Los saca del fuego, enteramente al dente, los cuela y los pasa algunos instantes por la sartén con poquísimo aceite, apenas el tiempo preciso para que queden un poco secos y empiecen a dorarse, pero sin que pierdan blandura. Luego de colocados en la sopera les añade la salsa y una salpicadura de pimienta (“un poquitín”, que diría Sumito).

Como recordarán todos, hace apenas un mes una encuesta realizada en Londres eligió a Sofía Loren, quien el próximo 20 de septiembre cumplirá 72 años, como “la mujer más bella y natural del mundo”. Yo creo que la “cucina con amore” tiene mucho que ver con esa prolongada plenitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada