Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Un grupo de científicos, liderado por el israelí Eran Elinav, del Instituto de Ciencia Weizmann de Israel, observó que los roedores alimentados a base de dieras con edulcorante artificial mostraban un metabolismo energético alterado.

Según estudio

Edulcorantes artificiales pueden aumentar la intolerancia a la glucosa

Un grupo de científicos, liderado por el israelí Eran Elinav, del Instituto de Ciencia Weizmann de Israel, observó que los roedores alimentados a base de dieras con edulcorante artificial mostraban un metabolismo energético alterado.

EL UNIVERSAL
miércoles 17 de septiembre de 2014  03:42 PM
Londres.- El consumo de edulcorantes artificiales puede incrementar el riesgo de desarrollar intolerancia a la glucosa en algunos individuos, según un estudio divulgado este miércoles por la revista científica británica "Nature".

Un grupo de científicos, liderado por el israelí Eran Elinav, del Instituto de Ciencia Weizmann, de Rehovot (Israel), llegó a esta conclusión tras haber realizado una investigación con ratones y humanos.

Durante su estudio, los científicos observaron que los roedores alimentados a base de dietas con edulcorante artificial mostraban un metabolismo energético alterado, según explicó en rueda de prensa telefónica Elinav y su colega, Eran Segal.

Ese metabolismo parece estar modulado por los efectos de los edulcorantes en la composición y en la función de los microbios intestinales, según el estudio.

Los científicos detectaron asociaciones similares a las ocurridas en los ratones en algunas personas tras consumir edulcorantes, como desequilibrios microbianos y el metabolismo do de la glucosa (altos niveles de azúcar en la sangre) dañado, destacó Efe.

Elinav consideró que "aún es necesario debatir más estos resultados con otros estudios más amplios" y confió en que su investigación "dé lugar a debates e investigaciones adicionales".

"Nuestro estudio no es definitivo en su conclusión para los humanos, pero revela que se trata de un asunto no resuelto y que debería ser analizado de nuevo pues dejamos claro que los edulcorantes podrían tener un efecto diferente en la gente", agregó Elinav, que admitió que tras realizar su estudio ha optado por dejar de tomar edulcorante en el café.

Su colega, Eran Segal, precisó que su investigación "no pretende entrar el conflicto con estudios previos sino fomentar nuevas investigaciones por los efectos potencialmente dañinos de los edulcorantes en una gran parte de la población".

El consumo de estos edulcorantes está extendido en productos alimentarios y bebidas, como los refrescos dietéticos y postres sin azúcar y se recomiendan en dietas de adelgazamiento y en tratamientos o prevención de desórdenes metabólicos.

No obstante, los datos que respaldan su consumo en este último estudio son limitados.

Elinav y sus colegas mostraron que los ratones que bebían agua a la que se había añadido glucosa y un edulcorante desarrollaban una marcada intolerancia a la glucosa frente a esos roedores que bebían solamente agua, o simplemente agua con azúcar.

Los autores encontraron que los edulcorantes artificiales sin calorías ejercen este efecto al alterar el equilibrio de los microbios intestinales.

Además, según esto, estos edulcorantes alteran la composición y la función del microbioma (billones de bacterias y virus que pueblan las diferentes partes del cuerpo) en algunos humanos.

Los resultados divulgados por "Nature" sugieren que los edulcorantes artificiales no calóricos podría exacerbar, en lugar de prevenir, los desórdenes metabólicos como la intolerancia a la glucosa y la diabetes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada