Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 15 de noviembre de 2014

El plato se prepara como debe ser pero se sirve en miniatura. La tendencia, al ofrecer el agasajo en las fiestas, es servir comidas completas, pero en bocados. Y eso es válido tanto para lo salado como para lo dulce.

La mesa se sirve en miniatura

La tendencia en fiestas es ofrecer platos completos pero en bocados

imageRotate
| 1 | 2 | 3 |
GIULIANA CHIAPPE |  EL UNIVERSAL
sábado 15 de noviembre de 2014  12:00 AM
El plato se prepara como debe ser pero se sirve en miniatura. La tendencia, al ofrecer el agasajo en las fiestas, es servir comidas completas, pero en bocados. Y eso es válido tanto para lo salado como para lo dulce.

Dos representantes de esta tendencia son Veneziano Gourmet y Mónica Gentil Dulces Finos, quienes presentaron sus propuestas en la casa de regalos Nini y Amalia de Las Mercedes. 

Veneziano Gourmet (www.venezianogourmet.com), dirigido por Matilde Veneziano y Maurilio Magaldi, fue pionero en servir comida venezolana en bocados: pabelloncitos, minipolvorosas y arepitas para recibir el alba. "Antes se servían las arepas de tamaño tradicional, hasta que introdujimos las minis", dice Matilde. Tienen a su favor que son estéticamente más agradables, fáciles de comer y permiten probar varios sabores. 

Además de la comida venezolana, que sigue siendo muy solicitada, este catering propone preparaciones con carácter internacional. Por ejemplo, tartaletas de masa Paolo hechas por ellos, del tamaño de medio pulgar que combinan texturas y sabores, como pez aguja ahumado con queso de cabra y cebollín o tomate seco, queso de cabra y cebolla caramelizada. Todo se disfruta de un solo bocado, para sentir los contrastes. Otra opción: En un platico pequeño puede ir apenas un ravioli con su salsa, o una microhamburguesa de alcachofa. 

En cuanto al toque azucarado, Mónica Gentil ha comprobado que en las fiestas, incluso en las de gala, lo primero que se visita es la mesa de dulces. "Los invitados no esperan a comerlos como postre. Al llegar, se acercan y prueban", cuenta. 

Es por ello que recomienda calcular un promedio de siete dulces por invitado. "Algunos dicen 'yo no como siete' y puede ser verdad, pero otro come diez. Y, algo muy usual, es que se metan uno a la cartera para que lo prueben en la casa", refiere. Esta cuenta también permite que la estación de dulces no esté ya vacía después de servir el obsequio salado. 

Los dulces de Mónica Gentil (www.monicagentil.com) son hechos al estilo brasileño, con frutos secos y mezclando el chocolate con otros sabores. La repostera insiste en afirmar que no son trufas: "Son minidulces", dice. Los más solicitados son los de Cri-cri, aunque sus favoritos son los de almendras tostadas con dulce de leche. También son muy pedidas sus chupetas de brownie con cobertura de chocolate y nuez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada