Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 9 de noviembre de 2014

Lo que menos apetece después de celebrar una fiesta en casa es fregar los platos, o si no que se lo digan a Hélène Hoyois y Thibaut Gilquin, dos jóvenes emprendedores belgas que han creado la primera vajilla comestible para ahorrarse trabajo y no desperdiciar nada, pero la verdad es que el primero que creó y patentó una pieza de vajilla comestible fue mi "primo" Enrique Luis Sardi Canales con su original la 'Cookie Cup' (Galle-taza) y comercializada por Lavazza. Una taza que endulza el café y que se puede comer al finalizar es la última propuesta de Lavazza.

Dos jóvenes diseñadores belgas crean la primera vajilla comestible

Lo que menos apetece después de celebrar una fiesta en casa es fregar los platos, o si no que se lo digan a Hélène Hoyois y Thibaut Gilquin, dos jóvenes emprendedores belgas que han creado la primera vajilla comestible para ahorrarse trabajo y no desperdiciar nada. Los recipientes los hicieron a base de fécula de papa, agua y aceite.

imageRotate
Los jóvenes con su creación (Efe)
EL UNIVERSAL
sábado 8 de noviembre de 2014  01:06 PM
Bruselas.- Lo que menos apetece después de celebrar una fiesta en casa es fregar los platos, o si no que se lo digan a Hélène Hoyois y Thibaut Gilquin, dos jóvenes emprendedores belgas que han creado la primera vajilla comestible para ahorrarse trabajo y no desperdiciar nada.

Una reunión de amigos y varias rondas de aperitivos solo pueden tener una consecuencia para los anfitriones: una enorme pila de platos sucios en el fregadero. Esa misma experiencia vivieron los diseñadores belgas cuando se les ocurrió una idea para dejar de lado el estropajo y reemplazar las incómodas vajillas de plástico.

"¿Y si nos comemos los platos?", propuso Hélène cuando todavía cursaba sus estudios de Diseño en la universidad. Dicho y hecho. Así arrancó Do Eat, un proyecto que fomenta "un gesto ecológico muy simple: luchar contra los desechos producidos por los recipientes de plástico", explicó Thibaut Gilquin.

Apenas tienen el tamaño de una taza, pero estos recipientes compuestos de fécula de patata, agua y aceite son tan resistentes que permiten añadir alimentos o salsas de todo tipo al preparar los aperitivos, reseñó Efe.

Según sus creadores, cualquier sitio es bueno para comerse hasta el plato: fiestas caseras, inauguraciones, festivales, conferencias, cenas de empresa... Por eso los venden tanto en pequeños lotes de 20 unidades como en cantidades industriales.

"Son biodegradables, se consumen en el momento, tienen sabor neutro que combina con ingredientes dulces o salados y además se pueden meter en el horno", explica Hélène Hoyois, una joven que con apenas 25 años ya sabe lo que significa poner en marcha su propia empresa.

Los dos socios tuvieron que tirar de sus ahorros para lanzar el primer prototipo, aunque poco después recibieron apoyo económico por parte de Valonia Creativa, un proyecto con el que la Comisión Europea (CE) y el Gobierno valón destinan un millón de euros a las nuevas empresas de la región.

Según Gilquin, ese el impulso que una persona con un proyecto en mente necesita para lanzarse: "Si tienes una buena idea, puedes crear tu propio empleo para combatir la falta del mismo. Es una oportunidad que siempre está ahí".

Puesto que lanzar una empresa en soledad es muy difícil, esta pareja de emprendedores aconseja invertir tiempo y ganas en buscar al socio adecuado.

"Es curioso que cuando se nos ocurre una idea, parece que tenemos miedo de que otros la conozcan", opina el belga.

Pero la falta de comunicación no suele ser un problema en la oficina de los diseñadores, ubicada en un enorme edificio a unos 30 kilómetros de Bruselas donde se congregan más de una treintena de empresas emergentes y se respira un ambiente distendido y juvenil.

Sofás de gomaespuma, hamacas, grafitis, paredes de colores y frases inspiradoras como "Lo hicieron porque no sabían que era imposible" forman parte del decorado y, sin duda, ayudan a que los empleados se relajen y sean más productivos en sus tareas.

Hélène Hoyois es consciente de que la creatividad es un elemento clave en el proceso: "Nosotros hemos creado algo que no existía, pero debemos avanzar más rápido que la competencia para innovar todo el rato con productos nuevos".

Ya están a la venta los platos para aperitivos, pero falta completar la vajilla con vasos, cubiertos, cuencos y todo tipo de objetos de lo más curiosos, como un calendario comestible para saborear cada día, cada semana o cada mes, dijeron los diseñadores.

"También estamos desarrollando estrategias de comunicación como la entrega de folletos publicitarios comestibles para atraer a la gente y dar a conocer el proyecto" no sólo en Bélgica, sino en otros países como España, Francia o Suiza, explica Hélène.

¿Cuál es el secreto de su éxito? "Nosotros no trabajamos, hacemos algo que nos apasiona. Hay que lanzarse porque es muy gratificante", zanja Thibaut.

EXCELENTE NOTICIA PERO EL PRIMERO QUE INVENTÓ Y PATENTÓ UNA PIEZA DE
VAJILLA COMESTIBLE FUE MI "primo" ENRIQUE LUIS SARDI CANALES (1976) EN
MILANO (ITALIA)
NOTICIERO DIGITAL Jue Feb 14, 2013 9:13 am 
Título del mensaje: Diseñada por un venezolano, para el mundo




Enrique Luis Sardi… un venezolano muy original


Muy original la idea de la 'Cookie Cup' (Galle-taza) diseñada por el venezolano  
Enrique Luis Sardi y comercializada por Lavazza. Una taza que endulza el café 
y que se puede comer al finalizar es la última propuesta de Lavazza.

Elaborada en pasta de harina, cuenta con un recubrimiento en azúcar glacé 
que actúa como aislante impermeable y a la vez permite endulzar el café. 
El diseño ha sido elaborado por el venezolano Enrique Luis Sardi junto con 
el Centro de Lavazza de Formación y Cataldo Parisi, jefe de cocina de la 
Pastelería No. 10 de San Tommaso.

No hay nada mejor que tomarse una taza de café calentita que reactiva y 
calienta el cuerpo de una manera asombrosa y absolutamente necesaria. Y 
si este café va acompañado de una galletita, mejor que mejor, ¿no crees?

Pues bien, si te gusta el café y eres una apasionada de los dulces, te 
aseguramos que han diseñado el producto perfecto para ti. ¿No te lo crees? 
Pues estate muy atenta a lo que vamos a contar a continuación, porque te 
dejará con la boca abierta.


Un invento delicioso

Estamos hablado de Cookie Cup, una original creación de la marca de café 
de origen italiano Lavazza. Se trata de una taza comestible para el café que 
está hecha de galleta. ¡Sí! ¡Es exactamente lo que estás leyendo! Resulta 
que la galleta tiene un glaseado en su interior que va endulzando el café poco 
a poco y que, además, logra aislar el calor y evitar que la taza se deshaga 
para que el líquido no se escurra. De esta manera, podrás tomártelo con 
total seguridad.

Sin embargo, lo mejor de todo viene después de beberse el último sorbo: 
¡Podrás comerte la taza! De esta manera, te ahorrarás tener que lavarla.


Enrique Suis Sardi

El diseño ha sido elaborado por el venezolano Enrique Luis Sardi junto con 
el 
Centro de Lavazza de Formación y Cataldo Parisi, jefe de cocina de la 
Pastelería No. 10 de San Tommaso. Pero esto no es todo, según aseguran 
desde la marca, están preparando una versió de chocolate…

Además de ser un invento absolutamente útil, a nosotras nos parece de lo 
más delicioso. ¿A ti que te ha parecido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada