Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 14 de marzo de 2015

La palabra cereal proviene del latín “ceres”, que significa “diosa de la agricultura”. Los cereales existen desde tiempos remotos, ya que se encuentran en las gramíneas, gran familia de plantas herbales con más de 500 géneros. Estas plantas poseen unas semillas de las cuales se extraen granos de avena, cebada, centeno, trigo, arroz y maíz.

Cereales: ¡fuente de energía!

Publicado el 14 de marzo de 2015 por:
Daniela Innecco

DANIELA INNECCO

PERIODISTA // @dinnecco
?????????????
Son la base de muchos alimentos y aportan al organismo proteínas, vitaminas y minerales. Descubre aquí por qué no deben faltar en tu dieta diaria

La palabra cereal proviene del latín “ceres”, que significa “diosa de la agricultura”. Los cereales existen desde tiempos remotos, ya que se encuentran en las gramíneas, gran familia de plantas herbales con más de 500 géneros. Estas plantas poseen unas semillas de las cuales se extraen granos de avena, cebada, centeno, trigo, arroz y maíz.
Cada grano de cereal está compuesto por tres capas: salvado, germen y endospermo, donde se encuentran almidón, proteínas y tejido fibroso. Sin embargo, los beneficios que puedas obtener de los cereales dependen de que cada una de estas capas esté intacta, lo cual sucede en los cereales integrales y no es los refinados.

Lluvia de aportes

Cuando consumes cereales integrales (no procesados) ofreces a tu cuerpo un alimento rico en vitamina E, complejo B y minerales como selenio, zinc, cobre, hierro, magnesio y fósforo, todo lo que necesitas para que tu piel, cabello y uñas estén saludables. Asimismo, los cereales son ricos en carbohidratos, que son los responsables de darle al cuerpo la energía que necesita cada día, lo que te permitirá estar más activa.
Si aún necesitas más razones para consumirlos, entérate de que su compuesto en fibra ayuda a controlar los niveles de colesterol en la sangre, mejora el estreñimiento y disminuye el riesgo de sufrir cáncer de colon. Un cereal recomendado es la avena, pues posee carbohidratos de absorción lenta, lo cual ayuda a sentir llenura y no disparará los niveles de azúcar en la sangre.Caliente, en merengada o en hojuelas, este cereal es el que contiene más proteínas y omega 6. Por si fuera poco, actualmente se estudia la intervención de la avena en la disminución del riesgo de cáncer de mama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada