Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 29 de marzo de 2015

Los platos tradicionales de la Semana Santa europea se sumaron con gusto a la mesa local.

Manjares que llegaron de fuera


Los platos tradicionales de la Semana Santa europea se sumaron con gusto a la mesa local. ¿Ejemplos? Los italianos, renglón en el que reina la colomba pascual, que tuvo su origen en Verona, más industrial que artesanal, cuyo sabor y textura recuerdan al del panettone y que lleva almendras en su superficie.
A ella se suman la pastiera y los cannoli, preparaciones del sur italiano que comparten ricotta y cáscaras de naranja como ingredientes, sabores que se complementan –en el segundo caso– con crema chantilly o de chocolate.
“Gustan mucho”, coinciden Geraldino Sessa y Marilena Tarantini, responsables de dos de las panaderías caraqueñas que tradicionalmente ofrecen ambas preparaciones durante la Semana Mayor: Delicateses Roma, en la avenida Victoria, y Panadería Las Nieves, en Chacaíto.
De España llegaron para quedarse las torrijas –rebanada de pan viejo empapada en leche, rebozada en huevo y frita en aceite, aromatizada con canela y endulzarla con miel y azúcar– de las que se dice tuvieron su origen en conventos andaluces de finales del siglo XV.
Es, a diferencia de los dulces italianos mencionados, un plato más bien casero, como los buñuelos de Cuaresma que integran el recetario canario junto con las truchitas, preparación a base de  batata que sí se ofrece en mostrador: en el de la Panadería Sabrina, en la avenida Miguel Ángel de Colinas de Bello Monte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada