Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

jueves, 5 de marzo de 2015

Las personas que siguen el patrón de alimentación mediterráneo tienen casi un 50% menos probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

La dieta mediterránea reduce en 50% las enfermedades cardiacas

Estudios previos ya han asociado la dieta mediterránea con la pérdida de peso, disminución del riesgo de diabetes, de la presión arterial y de los niveles de colesterol en la sangre, además de reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

imageRotate
La dieta se basa en la ingesta de frutas, verduras, granos enteros, nueces y pescado (Cortesía)
EL UNIVERSAL
jueves 5 de marzo de 2015  12:24 PM
Las personas que siguen el patrón de alimentación mediterráneo tienen casi un 50% menos probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Los datos, que se acaban de presentar durante la 64 Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología, muestran que el papel de la dieta es superior al del ejercicio físico para todas las edades y poblaciones.

Realizado en Grecia, el informe refuerza la evidencia de trabajos previos que apuntan los beneficios de la dieta mediterránea, pero como novedad es el primero en realizar un seguimiento del riesgo de enfermedad cardiaca durante 10 años en la población general

"El trabajo demuestra que la dieta mediterránea es beneficiosa para todo tipo de personas, de sexos, todas las edades e individuos sanos y aquellos con problemas de salud", señala Ekavi Georgousopoulou, de la Universidad Harokopio de Atenas, Grecia.

Además, añade, "revela que la dieta mediterránea tiene beneficios directos para la salud del corazón, pero también posee beneficios indirectos para la diabetes, la hipertensión arterial y la inflamación".

Durante 10 años los investigadores siguieron a más de 2.500 griegos, de entre 18 y 89 años, que proporcionaron información sobre su salud cada año, entre 2001 y 2012. Además completaron encuestas sobre historial médico, estilo de vida y hábitos alimentarios al inicio del estudio, a los cinco años y a los diez años, detalló El País.

Cerca del 20% de los hombres y el 12% de las mujeres desarrollaron o murieron por enfermedades cardiovasculares. Y los resultados mostraron que aquellos que seguían una alimentación más cercana al patrón mediterráneo tenían un 47% menos de probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares

Esta diferencia era independiente de otros factores de riesgo para las enfermedades del corazón, como edad, sexo, antecedentes familiares, nivel educativo, índice de masa corporal, tabaco, hipertensión, diabetes y colesterol alto. Entre los participantes del estudio, las mujeres tendían a seguir la dieta mediterránea mejor que los hombres.

Estudios previos ya han asociado la dieta mediterránea con la pérdida de peso, disminución del riesgo de diabetes, de la presión arterial y de los niveles de colesterol en la sangre, además de reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

A pesar de que no hay una dieta mediterránea única, se basa en la ingesta frecuente de frutas y verduras, granos enteros, legumbres, nueces, pescado, aceite de oliva y vino tinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada