Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 25 de julio de 2015

En Caracas existe un lugar inesperado donde se pueden adquirir hortalizas de alta calidad como Lechuga Salanova, Crunchita, OpenHeartCos y Tudela, así como diversas especies de tomates, pimentones y ajíes. Todo esto directamente del productor al consumidor sin ningún tipo de intermediarios.

AMBIENTE | En las inmediaciones de la USB

Cultivos gourmet en plena ciudad

El Horticultor abre sus puertas dos días por semanas para recibir al público y vender directamente hortalizas. Cualquiera puede ir, escoger el producto que se cosecha de inmediato y llevárselo a su casa.

imageRotate
La USB cuenta con un vivero en el que se producen diversas hortalizas (Fotos: Vicente Correale)
| 1 | 2 | 3 |
Contenido relacionado
GABRIEL BARRETO |  EL UNIVERSAL
viernes 24 de julio de 2015  07:15 AM
En Caracas existe un lugar inesperado donde se pueden adquirir hortalizas de alta calidad como Lechuga Salanova, Crunchita, OpenHeartCos y Tudela, así como diversas especies de tomates, pimentones y ajíes. Todo esto directamente del productor al consumidor sin ningún tipo de intermediarios.

Se trata de El Horticultor de la Universidad Simón Bolívar (USB), una iniciativa privada con más de 20 años de funcionamiento. Comenzó siendo un invernadero tradicional dedicado a la producción de plantas ornamentales, pero luego de años de investigaciones y pruebas, diversificaron su producción para incorporar las hortalizas.

La ingeniera agrícola Marianne Martínez explica que "el vivero emplea un sistema de siembra en pote que es equiparable a la del suelo". Y añade: "Una vez que se tiene la semilla se procede a sembrarla en unas macetas, allí se evalúa la adaptación climática y si es la correcta, se hace una prueba para producirla en masa".

Hoy en día cuentan con un catálogo muy variado que va desde pimentones Snack, Kapia, Hungaro, Sweet Palermo, Charleston, Lamuyo y el tradicional Blocky tricolor; lechuga Salanova, Crunchita, OpenHeartCos y Tudela, además de tomates Cherry, Capresa, Cubelli, Cocktail, manzano y uva, todos para ser usados en la preparación de diversos platos.

"Nosotros estamos apostando a la diversidad, ofreciéndoles a los clientes productos muy diferentes a los que se consiguen en los mercados tradicionales", dice Martínez.

El hecho de que los productos tengan diferentes formas y colores da a cada comida un toque particular que se reflejará en la cara de satisfacción de los comensales.

Para lograr satisfacer la alta demanda, el vivero cuenta con seis areás que cada semana producen entre 3.000 y 4.000 lechugas; además, es un producto que crece rápidamente, solo se requieren cinco semanas para su recolección, mientras que los pimentones y los tomates tardan un poco más, aunque esto no significa que dejen de ofrecerlo, pues cuentan con un sistema de simbra y recolección sincronizado que les permite tener disponibilidad durante todo el año.

El Horticultor está abierto al público dos días por semana: martes y viernes, de 9:00 de la mañana a 3:00 de la tarde. Los clientes que acudan a comprar podrán conseguir precios relativamente más económicos que en otros lugares, además de poder escoger las lechugas directamente de la maceta.

gbarreto@eluniversal.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada