Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

martes, 7 de julio de 2015

Tras los logros significativos suele estar la tenacidad de los convencidos. El cocuy de Pecaya, elaborado en esa región de la sierra falconiana, por varios años se preservó gracias a los artesanos que lo siguieron elaborando clandestinamente debido a una ley que les exigía añejamiento. Conservaron así la tradición centenaria de este destilado que se logra gracias al Agave cocui Trelease, una planta autóctona de las zonas áridas venezolanas.

Gastroetc: La reivindicación del cocuy de Pecaya

El cocuy pecayero se consigue en lugares como Hannsi y La Muralla en El Hatillo | Foto: Archivo
El cocuy pecayero se consigue en lugares como Hannsi y La Muralla en El Hatillo | Foto: Archivo

Tras los logros significativos suele estar la tenacidad de los convencidos. El cocuy de Pecaya, elaborado en esa región de la sierra falconiana, por varios años se preservó gracias a los artesanos que lo siguieron elaborando clandestinamente debido a una ley que les exigía añejamiento. Conservaron así la tradición centenaria de este destilado que se logra gracias al Agave cocui Trelease, una planta autóctona de las zonas áridas venezolanas.
Solo en Pecaya, 150 productores se dedican a elaborar este destilado con esmeros artesanales: toman la penca, la hornean y ahúman, extraen el jugo que fermentan y lo llevan a sus alambiques. De allí eligen solo el corazón de los alcoholes, no lo mezclan con otros y logran un destilado con 100% de agave con 50º Gl. Los esmeros de este destilado y el camino que siguen hasta llegar a los anaqueles los cuenta Miriam Díaz, una enérgica bióloga con un doctorado en Cambridge y una especialización en plantas de zonas áridas que conoció este destilado en la Universidad Francisco de Miranda de Coro.
Allí lo estudiaron, se dieron cuenta de su nobleza y la valía de su tradición. "En los exámenes de laboratorio descubrimos su calidad de alcoholes superiores. Químicamente es como un whisky añejo", cuenta Díaz, quien lideró la cruzada para lograr primero un programa que lo hiciera sustentable y protegiera el agave. Luego, una denominación de origen para este destilado que ha asumido su propia batalla contra la adversidad.

Lograron esa distinción en el 2001, una de las tres que hay en el país junto a la del cacao de Chuao y el Ron de Venezuela. Que ese destilado llegara a los anaqueles ameritó muchos esfuerzos más. "Creamos un laboratorio de control de calidad donde todos los artesanos de Pecaya pueden acopiar", cuenta entre esos logros más recientes. Finalmente, hay ocho marcas, cada una de un artesano distinto, que se pueden conseguir en algunos comercios. En cada sorbo de cocuy pecayero hay una historia larga de tenacidad.
Instagram: @cocuypecayero
Twitter: @docpecayero
Entre las ocho marcas de Cocuy pecayero se encuentra Santa Lucía, elaborado por Lourdes Navarro, Lucerito de Pecaya (única premium) e Indio Sunure de José Medina.
El cocuy pecayero se consigue en lugares como Hannsi y La Muralla en El Hatillo.
Encuentro de chocolate en Bailadores
Hay esfuerzos que se celebran porque propician el progreso a través de los buenos sabores. En Trabajo y persona, la asociación civil liderada por Alejandro Marius, han formado a 700 emprendedoras del chocolate para apostar por un mejor porvenir gracias a sus bombones. De ellas, 22 están en Bailadores. Por ello, del 6 a 8 de julio celebrarán un encuentro en este poblado andinoque promete el buen sabor de las mejores causas. Gracias al apoyo de la Arquidiócesis de Mérida y la parroquia del lugar, celebrarán el I Festival de chocolate con impacto social. Allí se reunirán varias protagonistas del chocolate venezolano que ofrecerán charlas y catas: María Fernanda Di Giacobbe de Cacao de Origen, Claudia Franceschi de Chocolate Franceschi y Gabriela Ramírez de Chocolate La Mucuy compartirán sus experiencias y parte de lo mucho quesaben. Por su parte, la experta francesa Chloé Doutre-Roussel hablará de la tendencia de chocolates finos en el mundo. La idea, comparten en esta asociación, es convertir a Bailadores en la capital andina del chocolate y consolidar el proyecto de un laboratorio-escuela en el lugar. Varias emprendedoras estarán allí para lograrlo.
En el Hotel Estancia La Vera Cruz ofrecen detalles de paquetes para la estadía.
Teléfono: (0275) 4152317 - (0274) 4168189
Twitter e Instagram @Trabajoypersona
Reconocimientos a la maestra ronera
Carmen López de Bastidaspuedepreciarse de untítulopococomún: la creadora de lasmezclas de DestilaríaCarúpano y artífice de lasrecetas de los rones de la casa es la únicamaestraronera de estepaís. Hacepocosuscreacionesrecibieronreconocimientos en el CongresoInternacional del ron de Madrid. Peroella, además, recibió un nueva y merecidadistinción: Conindustria le otorgó el "Mérito al Trabajo 2015" porsus 25 años de esmeros en esta bodega apostada en una hacienda centenaria en Paria, en manos de la familia Morrison desdehacecuatrogeneraciones.
Buen beber
Miro Popic
Michel Torino Torrontés
Distribuye
Maison Blanche
Contacto: (0212) 2851427
El vino en Argentina comienza, geográficamente, en el norte, en un lugar extraño llamado Cafayate, un desierto en medio de montañas y junglas, algo lunar, donde todo es posible gracias a la altitud: 1.800 metros sobre el nivel del mar. Sus vinos son poco conocidos en un mundo donde Mendoza domina más del 50% de la producción. Sin embargo, desde que en 1850 se sembraron las primeas vides, han logrado superar inconvenientes y hoy quieren imponerse con un estilo que rompe con lo tradicional en el país sureño. Donde no tienen competencia es con el torrontés, un vino blanco floral y frutal, que goza de pocos amigos entre los enófilos avanzados, pero que si está bien hecho, gusta más de un copa. Entre los viejos nombres hay uno que permanece a pesar de los cambios en su administración. Se llama Michel Torino, cuyo origen se remonta a 1892 cuando dos franceses, David y Salvador Michel, sembraron sus primeras uvas. Michel Torino apareció de repente en los anaqueles venezolanos, donde es toda una hazaña encontrar una nueva etiqueta. Lo hizo con sus varietales más económicos donde sobresale el Michel Torino Torrontés 2014. Lo primero que les sorprenderá es que el torrontés es el único que huele a vino, es intensamente floral, agradable en boca y, a primera vista, difícil de acompañar. Se deja tomar solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada