Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 18 de julio de 2015

Los beneficios de la vitamina E radican en sus altas propiedades antioxidantes, que protegen a las células de radicales libres que, en gran cantidad, generan estrés oxidativo que daña células y eleva el riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes, Alzheimer, Parkinson, cataratas y degeneración macular.

Alimentos aportan más vitamina E que suplementos

Lo recomendable es obtener este antioxidante en alimentos vegetales

imageRotate
El brócoli contiene dosis importantes de vitamina E CORTESÍA
EL UNIVERSAL
viernes 17 de julio de 2015  12:00 AM
Los beneficios de la vitamina E radican en sus altas propiedades antioxidantes, que protegen a las células de radicales libres que, en gran cantidad, generan estrés oxidativo que daña células y eleva el riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes, Alzheimer, Parkinson, cataratas y degeneración macular.

Se combaten parcialmente con antioxidantes, como las vitaminas E y C y con carotenoides, presentes en alimentos sobre todo de origen vegetal.

"Para facilitar la ingesta de antioxidantes, algunos laboratorios desarrollaron suplementos de vitamina E, pero al transformarla, esta vitamina pierden propiedades", explicó el internista Brent Bauer, de la Clínica Mayo de Rochester.

Sugiere que, en vez de suplementos, se prefieran alimentos naturales. La vitamina E está, entre otras cosas, en almendras, aceites vegetales, tomate, brócoli, hortalizas de hoja verde como espinaca y berro, frutos rojos y mango.

Como el calor destruye la vitamina, es preferible usar crudos los aceites de canola, maíz y girasol, rociándolos fríos sobre ensaladas.

Exceso de suplementos de vitamina E pueden aumentar riesgos de sangrado

Es preferible obtener el nutriente de fuentes naturales como vegetales de hojas verdes, frutas y verduras de color rojo, almendras o aceites sin calentar de canola y girasol.

imageRotate
Las hojas verdes son buena fuente de vitamina E (Archivo)
EL UNIVERSAL
miércoles 15 de julio de 2015  10:29 AM
Los beneficios ofrecidos por la vitamina E radican en sus altas propiedades antioxidantes, que supuestamente protegen a las células de los daños causados por los radicales libres que produce el cuerpo. La exposición a sustancias ambientales como excesiva luz solar, tabaco y radiación, también produce radicales libres.

Muchos radicales libres generan lo que se llama estrés oxidativo, con el que dañan las células y el ADN. El estrés oxidativo también se ha vinculado con varias afecciones, entre ellas, cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes, Alzheimer, Parkinson, cataratas y degeneración macular.

Se combaten parcialmente con antioxidantes, como las vitaminas E y C o los carotenoides, presentes en alimentos sobre todo de origen vegetal. Muchos estudios científicos han comprobado que una alimentación rica en frutas y verduras puede ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades, incluso accidentes cerebrovasculares, cáncer y enfermedades cardíacas.

Para facilitar la ingesta de antioxidantes, algunos laboratorios desarrollaron suplementos de vitamina E que, sin embargo, pueden provocar algunos efectos no deseados si se ingieren en grandes cantidades.

Explica el médico internista Brent Bauer, de la Clínica Mayo de Rochester, que "a pesar de la realización de ensayos clínicos bien diseñados y con grupos grandes de personas, los suplementos de vitamina E en general no han comprobado ser útiles para prevenir enfermedades". No sólo eso. Añade el médico que también "se ha observado una vinculación entre dosis altas de suplemento de vitamina E y mayor riesgo de sangrado, especialmente cuando se lo toma combinado con otros anticoagulantes como aspirina, warfarina o heparina".

Las ventajas de la vitamina E se pierden de alguna manera al traspasarla desde los alimentos al suplemento. Parte del problema radica en la naturaleza compleja de la vitamina E, que pertenece a una familia de ocho versiones químicas ligeramente diferentes llamadas: alfa, beta, gamma y delta tocoferoles, y alfa, beta, gamma y delta tocotrienoles.

"Es posible que las ventajas para la salud observadas en las personas que ingieren una alimentación rica en frutas y verduras se deban a otros factores del estilo de vida que normalmente acompañan a tal alimentación. Por ejemplo, las personas habituadas a comer frutas y verduras posiblemente también hagan ejercicio regularmente o no fumen, factores capaces de minimizar el riesgo de contraer enfermedades. Los problemas de dosificación, las características médicas de los voluntarios en los estudios y la función exacta que los radicales libres desempeñan para dañar o promover la salud también podrían repercutir sobre el funcionamiento de los suplementos de vitamina E", expresó.

En vez de suplementos, es mejor preferir alimentos integrales que son mejor fuente de vitaminas. La vitamina E está presente en almendras, semillas de girasol y aceites vegetales, tomates, brócoli y pimientos rojos; hortalizas de hoja verde como espinaca y col rizada; frambuesas, kiwi y mango. El germen de trigo también es una fuente natural de vitamina E y una pizca de cereal fortificado puede proveer la dosis diaria.

Debido a que el calor destruye a la vitamina E, es preferible usar crudos los aceites vegetales y de frutos secos, como el aceite de canola, maíz y girasol, rociándolos fríos sobre ensaladas o platos de pasta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada