Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 19 de julio de 2015

José Baig nos habla de su experiencia con "mi tía María Rosa en Uruguay, me hizo unos tallarines caseros con salsa de carne. Mientras conversábamos en la cocina, fue preparando todo con cariño y esmero. ¡Y hasta cortó los tallarines a mano! Por eso, esta receta tiene para mi el sabor de la comida hecha con amor y en familia. Y como en nuestra receta usamos harina integral, también está llena de buenas proteínas y fibra de primera calidad. Sigue leyendo para que encuentres los ingredientes y la preparación."

Tallarines integrales

por JOSÉ BAIG | imagen: JOSÉ BAIG | VIERNES 17 DE JULIO DE 2015

La última vez que visité a mi tía María Rosa en Uruguay, me hizo unos tallarines caseros con salsa de carne. Mientras conversábamos en la cocina, fue preparando todo con cariño y esmero. ¡Y hasta cortó los tallarines a mano! Por eso, esta receta tiene para mi el sabor de la comida hecha con amor y en familia. Y como en nuestra receta usamos harina integral, también está llena de buenas proteínas y fibra de primera calidad. Sigue leyendo para que encuentres los ingredientes y la preparación.

Para los tallarines
400 grs de harina integral
4 huevos
2 o 3 cucharadas de agua (tal vez no hacen falta)

Para la salsa
400 grs de carne de guisar
6 tomates maduros
4 zanahorias
2 tallos de célery
1 tallo de puerro (ajoporro, porro)
1 cebolla
3 dientes de ajo
2 hojitas de laurel

Sal, orégano, pimienta y albahaca al gusto
Salsa: Se pone a cocinar la carne a fuego lento apenas cubierta de agua, con la cebolla, el puerro, el célery, la zanahoria y el laurel. Cuando esté tierna, se sofríe el ajo con el tomate, hasta que el tomate este casi totalmente desecho. Se procesan en la licuadora todas las verduras de la cocción de la carne (con medio vaso, o menos, del caldo) y el sofrito de tomate y ajo. Se lleva todo de nuevo al fuego y se incorpora la carne. Se deja cocinar a fuego lento unos 30 min más y se condimenta con orégano, pimienta y albahaca.



Pasta: Se coloca la harina en un bol y se hace un hueco en el centro para poner los huevos. Se amasa todo junto hasta que tenga una consistencia homogénea (hay que trabajarla mucho). Se puede "ayudar" este proceso agregando una cucharada de agua o dos, pero no más, porque la masa debe quedar bastante compacta. Una vez hecha la masa, se corta en seis partes iguales. Cada una de estas partes se puede trabajar con la ayuda de un laminador de pasta o un rodillo. La idea es obtener láminas muy delgadas (1 o 2 mm de espesor). Se cortan las láminas en forma de tallarines (usando un corta-pasta o un cuchillo). La pasta se puede dejar secar para usar otro día o se puede cocinar en el momento. Para cocinar, llevaremos una olla al fuego con abundante agua. Cuando hierva, agregamos la sal y a continuación la pasta. Al ser fresca, la pasta lleva muy poco tiempo de cocción (2 o 3 min). Cuando esté lista, se cuela y se mezcla inmediatamente con la salsa. Para servir, se puede agregar un poco de parmesano rallado y un chorrito de aceite de oliva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada