Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

lunes, 4 de enero de 2016

Bélgica es conocida por producir las mejores cervezas del mundo y endulzar los paladares con chocolates de la mejor calidad

Chocolate y cerveza en un solo paseo

Chocolatería en Galerías Reales Saint-Hubert / Foto Pixabay
Chocolatería en Galerías Reales Saint-Hubert / Foto Pixabay
Bélgica es conocida por producir las mejores cervezas del mundo y endulzar los paladares con chocolates de la mejor calidad

Vivir unos días entregado a la cata de cervezas y a la degustación de chocolates es una auténtica tentación. ¿Le provoca? Bélgica es el país ideal, porque ambos productos son parte de su patrimonio y orgullo. No en vano, un belga promedio consume cada año 74 litros de la espumante bebida y se producen más de 400.000 toneladas anuales de chocolate.
La ruta empieza en Bruselas, ciudad donde nacieron las fábricas de chocolate más famosas del mundo. ¿Imaginas un outlet atiborrado de bombones? La empresa Godiva lo tiene en el centro de la ciudad. Una delicia. Tras esa dosis inicial, llegue a las Galerías Reales Saint-Hubert para conocer la tienda original de la famosa marca Neuhaus.
Es turno de abrirle paso a otro placer en Bélgica: la cerveza. Para eso está la fábrica Brasserie Cantillon, cuya tradición familiar data de 1900. Haga la visita guiada y pruebe la Gueuze, una variedad que reposa por varios años en el alambique. La siguiente parada es la ciudad de Dinant, específicamente la planta de Brasserie du Bocq, abierta desde 1858.
La travesía sigue. Llegue a la ciudad de Amberes para volver al placer inicial: el chocolate. Llegue por su histórica estación de trenes y luego vaya a la chocolatería Del Rey. Es un paraíso que tiene más de 70 años. Luego, tras media hora, llegará a Mechelen. Allí le espera la cervecería Het Anker. La sugerencia es probar la Gouden Carolus y dormir en su hotel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada