Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 10 de enero de 2016

Un propósito para 2016: que los niños se metan a la cocina

Un propósito para 2016: que los niños se metan a la cocina

por JOSÉ BAIG | imagen: ARCHIVO | JUEVES 7 DE ENERO DE 2016

Hoy Jorge se levantó con la idea de crear una ensalada de fruta para desayunar.

Los cortes no fueron perfectos, con la pulpa que quedó pegada en las cortezas se podría hacer otra ensalada de frutas y además se hizo un corte pequeñito en un dedo.

Pero valió la pena. Usó la creatividad, aprendió algunas cosas, fue feliz, y lo mejor, se comió todo el desayuno con apetito y entusiasmo.

La experiencia es ideal para ilustrar lo que siempre hemos impulsado en La Cocinita de Papá: que los niños se metan en la cocina, que prueben, que se equivoquen, que disfruten.
Así van a ser niños más felices, con más confianza en sí mismos, más preparados para la vida.

Si ya estás pensando en tus propósitos para 2016, incluye este en tu lista: que tus hijos pasen más tiempo en la cocina.

Desde acá les mandamos nuestros mejores deseos. ¡Feliz año nuevo!

@JoseBaig
@Cocinitadepapa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada