Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 17 de enero de 2016

Las comidas de la noche no tienen que ser aburridas ni siempre iguales. Puede ser tan ligeras como divertidas. Eso sí, procura planificarlas para que no te agarre el hambre por asalto y al final comas lo primero que consigas en la nevera

Ideas para cenas saludables

Las comidas de la noche no tienen que ser aburridas ni siempre iguales. Puede ser tan ligeras como divertidas. Eso sí, procura planificarlas para que no te agarre el hambre por asalto y al final comas lo primero que consigas en la nevera

por HERCILIA GARNICA  |  imagen: SHUTTERSTOCK | JUEVES 14 DE ENERO DE 2016

Después de las copiosas cenas del mes de diciembre llegó la hora de retomar comidas saludables y ligeras para el último menú del día.

Los nutricionistas advierten que a la cena hay que prestarle mucha atención porque la gente suele suprimirla cuando tiene deseos de bajar de peso y esa no es, precisamente, la mejor decisión.  Lo ideal es que la comida de la noche sea tan saludable como ligera porque, en efecto,  lo que se come por la noche no se quema con facilidad y posiblemente va a pasar a formar parte de las reservas energéticas. Esas reservas, si son excesivas, se convierten en  grasa, especialmente si los alimentos  consumidos no son los más adecuados. Por eso es conveniente preparar  cenas saludables, que nos dejen saciados,  pero que al mismo tiempo podamos digerir con facilidad.

Tan importante como lo que se  come es la hora que elijamos para cenar. En algunos países europeos se cena temprano, antes de las 6 de la tarde, y más tarde se toma alguna cosa muy ligera, al revés que en otros países que por la tarde se merienda y no se cena hasta las 9 o las 10 de la noche. Lo ideal sería cenar antes de las 8, para que dé tiempo de digerir la comida correctamente.

La idea básica para una cena saludable es: proteínas (atún, pollo, carne, claras de huevo, pavo) vegetales (lechuga, alfalfa, calabacín, berenjenas, coles, pepino, chayota, champiñones) son muchos vegetales como para nombrarlos todos y por ultimo están las grasas (todos los tipos de nueces, aguacate, aceites sanos).  Y bajo esa ecuación una cena ligera no significa comer solo lechuga con tomate todo el tiempo. 

Acá les presentamos algunas ideas para las cenas que ayudarán a retomar la rutina de las comidas saludables sin mayores traumas. 

Coliflor rehogada con ajo y una lata de atún al natural. Yogur desnatado

Vainitas cocidas con zanahoria. Una loncha de jamón de pavo. Trozo de queso fresco. Una naranja

Sándwich con lechuga, tomate, queso blanco,  huevo duro y atún al natural.

Berenjena y calabacín a la plancha.

Ensalada variada con huevo y queso fresco. Un tazón de fresas

Pechuga de pollo a la plancha con vegetales. Unas ciruelas

Cremas de verduras (las cremas de verduras son muy digestivas, saciantes y fáciles de preparar, además de muy nutritivas. Podemos ir variando las verduras que usemos según la temporada, y buscar diferentes combinaciones parahacerlas más originales: auyama  y canela;  calabacín, ajo y avena; papas, cebolla y pimiento; zanahoria y jengibre).

Ensalada verde

Tortilla con espinacas

Verduras asadas: pimiento, berenjena, cebolla y tomate

Ensalada verde con atún

Brócoli con papas  y huevo cocido

Ensalada vegetal con arroz y pollo

Ensalada vegetal con pasta y atún

Ensalada verde con nueces y trocitos de naranja

Tortilla francesa con atún

Yogur desnatado con avena

Coliflor gratinada con queso ligero

Ensalada de queso fresco y tomate

Ensalada con hojas espinacas, tomate, atún, maíz y queso fresco

Tortilla con pimientos asados

Ensalada con apio, pepino, zanahoria, maíz y espárragos

Pimentón rojo relleno con pollo esmechado

Burritos o enrollados hechos con claras de huevo

Tortilla española fit hecha con cebolla, chayota, pimentones en tiras y tomates.

Canoas de calabacín rellenos con alguna proteínas o vegetales

Pinchos de pollo y vegetales

Tomates rellenos con huevo cocido y pan rallado

Hamburguesas fit. En lugar de pan usa lechugas y la proteína que sea de pollo

Panquecas Low carb. Básicamente no uses harina de trigo, frutas ni nada de lo que podrías usar en la mañana.

Arepas low carb. Hazlas con harina de almendra, agua y aceite de oliva, aplica sal si desea y rellena con lo que quieras, como pollo mechado, huevos revueltos jamón de pavo etc.

Tortilla de acelga

Muy importante

Prepara con tiempo tu menú del día.

No dejes al azar tus comidas

Organízate y prepara con antelación tus comidas

Prepara una doble porción del almuerzo para que sirva de cena, de esa noche u otra.

Almacena bien los alimentos cocidos para que te puedan durar una semana en la nevera.

Ten siempre a la mano pedazos de al menos 80grs de pollo, carne o pescado en el congelador, listos para la plancha.

Mide la grasa que consumas con tus cenas, y procura que no sea más de una cucharada.  

Si no tienes el hábito de cenar, empieza ya y luego tu cuerpo lo reclamará por si solo

La cena deberá hacerse aproximadamente dos  horas antes de dormir, para que el cuerpo no pase tanto tiempo sin comer.

Si quedas con hambre tras la cena, prueba algún postre ligero o proteína.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada