Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 10 de enero de 2016

Qué sería de nosotros sin la mesa

Misión Gula de Miro Popic Qué sería de nosotros sin la mesa11-12-15


¿Qué sería del mundo sin la mesa? Luego de la comida, la mesa es el gran invento humano. Todo transcurre alrededor de ella, todo se decide sobre ella, nada es posible sin ella. Si el primer punto de encuentro fue la hoguera en torno a la que compartimos el primer trozo de carne asada, sentando las bases de lo que sería luego el hogar, no fue sino cuando se inventó la mesa que se asentó la familia, cuna de la civilización. Porque la mesa sigue siendo el único punto de encuentro donde nos vemos todos, en algún momento del día, a cualquier hora, para reconocernos en nuestros sueños y nuestras angustias, en familia, entre amigos, incluso entre adversarios. Sin la mesa, estamos condenados a comer parados, solos, y, como todos sabemos, eso no es bueno para la digestión.

Primer plato
Es en la mesa donde se toman las grandes decisiones, desde las familiares hasta las más complejas de orden social o político. Es en la mesa donde las personas se apoyan, no sólo los codos (que es mala educación), para comer, sino para sostener ideas, para intercambiar opiniones, para suscribir acuerdos, firmar pactos o simplemente para escribir, como lo estoy haciendo yo ahora. Porque la mesa no es solo un mueble, generalmente de madera, es también símbolo.
Tal vez la mesa más famosa del arte pictórico sea la de la última cena de Leonardo Da Vinci para conmemorar el último encuentro que tuvo Jesús con sus apóstoles antes de su crucifixión. La novelística también tiene su emblema en los caballeros de la mesa redonda del rey Arturo. La mesa más importante del siglo XX fue sin duda la mesa de discusión que se desarrolló en París para poner fin a la guerra de Vietnam. Lo viví porque estaba estudiando y trabajando en un restaurante en Francia en esa época. Vietnam quería una mesa cuadrada, simétrica, como la que se utilizó en los acuerdos de Ginebra que pusieron fin a la guerra de Indochina. Estados Unidos quería una mesa redonda donde no existiera cabeza para nadie y todos fueran iguales. Finalmente el acuerdo de paz se firmó en una mesa ovalada donde se sentaron el 27 de enero de 1973.

En el hogar generalmente hay tres mesas. La más sabrosa es la mesa de la cocina donde terminan al final todas las reuniones. La más formal la mesa del comedor donde comemos con mantel y cubiertos cuando, por fin, logramos reunir a toda la familia cuando crece. La más íntima la mesa de noche que acompaña nuestros sueños cotidianos junto a algunos remedios, una linterna, la última novela de Alberto Barrera Tyska y los poemas de Rafael Cadenas.

Segundo plato
La invención de la mesa es consecuencia no sólo de la obligación de alimentarse del hombre, sino de la necesidad de convivencia que se inicia con la comida en común de la que se originan los comportamientos sociales y la organización de los grupos. Como dice Catherine Perlès, en su trabajo Las estrategias alimentarias en los tiempos prehistóricos, “la alimentación comienza progresivamente a ser la expresión de opciones culturales, reflejo de una ideología, incluso, más tarde, de relaciones de poder... pasó, pues, de respuesta a necesidades individuales a convertirse progresivamente en un elemento esencial de estructuración de los grupos, de la expresión identitaria y de la concreción de un pensamiento simbólico”.

Lo que nos diferencia de los animales es la convivialidad, cuyo escenario natural es la mesa donde se desarrolla no sólo una actividad nutricional, sino un acto social. Como escribió Plutarco, “no nos sentamos a la mesa para comer, sino para comer juntos”. No hay nada más maravilloso que eso, comer juntos, cuando todos en la familia, en el barrio, en la comunidad, se reúnen alrededor de una mesa en común.

Postre
Nuestro humilde y orgulloso reconocimiento a la Mesa de la Unidad y a todos los que la hicieron posible, sin la cual este aire de esperanza que se respira sería imposible. Y a ustedes, el recordatorio de que la mesa venezolana es redonda, como nuestra arepa, y todos cabemos en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada