Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 18 de octubre de 2015

Jacqueline Goldberg (Maracaibo, 1966) leyó en un libro de Armando Scannone la receta para realizar Limones en almíbar. El plato le hizo ver que podía combinar cocina y literatura. Así surgió su nuevo poemario, que lleva por título el mismo nombre del dulce

"Limones en almíbar", un recetario hecho poesía

La venezolana Jacqueline Goldberg publicó un nuevo libro.

imageRotate
La escritora bautizará el sábado el poemario en la Librería Kalathos de Los Galpones (Nicola Rocco)
DANIEL FERMÍN |  EL UNIVERSAL
jueves 4 de diciembre de 2014  08:59 AM
Jacqueline Goldberg (Maracaibo, 1966) leyó en un libro de Armando Scannone la receta para realizar Limones en almíbar. El plato le hizo ver que podía combinar cocina y literatura. Así surgió su nuevo poemario, que lleva por título el mismo nombre del dulce y que se presentará el sábado (11:30 am) en la Librería Kalathos del Centro de Arte Los Galpones.

La escritora venezolana tiene ya 20 años dedicada a la escritura de notas gastronómicas en diversos medios del país. Desde que comenzó a hacerlo en la revista Cocina y vino nunca más se desvinculó del tema. Ahora lo convirtió en versos. "Esa experiencia me dio una mirada estética de la comida. Fue una ventana que se abrió, que me fascinó, que me conectó con mi vida, mi infancia, mi casa, porque mi padre es un estupendo cocinero", dijo Goldberg, que tenía la obra lista desde hace cinco años.

Jacqueline Goldberg ve en la poesía un alimento para el alma. También lee un libro de recetas como si fuera literatura. "Hay un texto del poemario que dice que los libros de cocina también se llevan a la cama. Me interesa leerlos más allá de las simples instrucciones. El hecho de imaginarse comprando especias, o vegetales, resulta algo hermoso".

Limones en almíbar (publicado por Oscar Todtmann editores) no es un libro de gastronomía. La autora abordó de manera distinta sus temas de siempre. "Sigo haciendo mi poesía, pero con un bocado en mente. La cocina forma parte de mi vida, como el silencio, la soledad, o la muerte", agregó la escritora, que para el bautizo se llevará a Ocarina Castillo, Francisco Javier Pérez y Luigi Sciamanna. También habrá algunos limones en almíbar para degustar, claro está.

Hay uno de los poemas de la obra que dice que todo nace del desastre. La literatura de Goldberg también surge del dolor, de la tragedia, del desasosiego. Hay un sabor agridulce (y no a todos le gusta esa sensación). "Hay gente que puede escribir desde la felicidad. Yo no, aunque aspiro a eso. La poesía de la felicidad es una poesía de madurez. No es fácil llegar a ese estado. Por eso hay mucho poema cursi".

Jacqueline Goldberg ya tiene otros dos libros por publicar. También trabaja en un tercero. "Tengo la suerte de escribir mucho, pero no en exceso. Lo que el tiempo permite, lo que la ciudad, la compradera de jabón y champú me deja. Uno nunca escribe pensando en publicar, pero ya tengo un libro llamado Perfil 20listo, sin editorial, en el que hay algo de humor", concluyó la autora. En ese dejó de lado la gastronomía para explorar los exámenes de laboratorio en la poesía.

dfermin@eluniversal.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada