Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

jueves, 15 de octubre de 2015

Karl Andree, de 74 años, fue descubierto con vino casero y fue sentenciado a recibir 360 azotes, un castigo que su familia asegura que no sobrevivirá. Las bebidas alcohólicas están prohibidas en el reino saudita.

El británico de 74 años que recibirá 360 azotes en Arabia Saudita por llevar vino

Karl Andree lleva viviendo en Arabia Saudita 25 años y dice entender las leyes de ese país / Foto vía BBC
Karl Andree lleva viviendo en Arabia Saudita 25 años y dice entender las leyes de ese país / Foto vía BBC
La familia dice que Karl Andree no podrá aguantar el castigo 

Si viajas a Arabia Saudita recuerda que deberás "respetar las tradiciones locales, las costumbres, leyes y religión a todas horas". "Arabia Saudita es un país musulmán donde la ley islámica se impone estrictamente".
Así rezan los consejos del sitio internet del gobierno en Reino Unido para los que preparan un viaje a ese país en Medio Oriente.
Sin embargo, un británico que vive jubilado en Arabia Saudita parece no haberlos leído.
Karl Andree, de 74 años, fue descubierto con vino casero y fue sentenciado a recibir 360 azotes, un castigo que su familia asegura que no sobrevivirá.
Las bebidas alcohólicas están prohibidas en el reino saudita.
Salud frágil
Andree ya ha pasado más de un año en prisión, tras ser arrestado por la policía religiosa saudita.
Su hija Kirsten Piroth dijo a la BBC que su padre, que ha sufrido de tres tipos de cáncer, podría morir de los azotes.
La Cancillería británica comunicó que "estaría buscando su liberación tan pronto como sea posible".
Kirsten Piroth reconoció que su padre trasportaba vino casero en su auto, en 2014, cuando fue detenido y arrestado.
Tras cumplir un año de prisión, Piroth dijo que le "habían hecho creer" a ella y su familia que el castigo corporal no se realizaría debido a la edad y salud de su padre.
Sin embargo, ahora parece que hay dudas al respecto de si podría salir libre.
Karl Andree es un exejecutivo en el área de petróleo que lleva 25 años viviendo en Arabia Saudita.
Según su familia ha vivido muy feliz en ese país al que le ha dedicado todo su esfuerzo profesional, hasta el arresto.
También se encuentra muy frágil, sostiene Kirsten Piroth. Ha sido sometido a tres tratamientos intensos contra el cáncer, sufre de asma y gota, dice la hija.
Para colmos, su esposa padece de demencia y está deteriorándose rápidamente y Andree quisiera poder regresar a Reino Unido para verla.
La familia asegura que Andree entiende las leyes sauditas y que lamenta lo que ha sucedido. Pero insisten en que ya pagó por su delito con un año de cárcel y que el gobierno debería mostrar clemencia.
Pero en Arabia Saudita la ley islámica se impone con mano dura. Eso lo sabe Karl Andree y lo advierte claramente la Cancillería británica.
La prohibición de alcohol en Arabia Saudita no permite margen de error.
En ese sentido la situación no augura muy bien para Karl Andree.
Sin embargo, su familia ha apelado al gobierno británico diciendo que en esas altas esferas lo único que se necesita es una llamada a la persona adecuada para lograr la liberación de Andree.
El gobierno británico ya expresó haber abordado el caso con los sauditas y que "están activamente buscando su pronta liberación".
Traer al país chocolates rellenos de licor
Un hombre de Filipinas fue sentenciado a prisión y 75 azotes por traer al país dos chocolates que estaban rellenos de licor.
Dijo que había comprado los chocolates durante una escala de su vuelo y que no se había percatado de que tenían alcohol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada