Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 26 de diciembre de 2015

El papa Francisco defendió la importancia de mostrar un comportamiento sobrio y sencillo en una “sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo”, durante la Misa del Gallo que ofició en el Vaticano.

Papa Francisco pidió sobriedad en una “sociedad ebria de consumo y placeres”

El papa Francisco durante la tradicional bendición "Urbi et Orbi" | Foto: EFE
El papa Francisco durante la tradicional bendición "Urbi et Orbi" | Foto: EFE
El sumo pontífice celebró hoy la Santa Misa en la Solemnidad de la Natividad del Señor, con la que inició los ritos de Navidad, también con un valor muy presente, el de la misericordia

El papa Francisco defendió la importancia de mostrar un comportamiento sobrio y sencillo en una “sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo”, durante la Misa del Gallo que ofició en el Vaticano.
El papa celebró hoy la Santa Misa en la Solemnidad de la Natividad del Señor, con la que inició los ritos de Navidad, también con un valor muy presente, el de la misericordia, precisamente el mismo que guía el Jubileo Extraordinario, que comenzó el 8 de diciembre y se celebra hasta el próximo 20 de noviembre.
“En una sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo, de apariencia y de narcisismo, Dios nos llama a tener un comportamiento sobrio, es decir, sencillo, equilibrado, lineal, capaz de entender y vivir lo que es importante“, afirmó Jorge Bergoglio en un discurso ofrecido ante miles de fieles de todo el mundo.
En la homilía, Jorge Bergoglio subrayó que “en un mundo, a menudo duro con el pecador e indulgente con el pecado, es necesario cultivar un fuerte sentido de la justicia, de la búsqueda” y también “poner en práctica la voluntad de Dios”.
“Ante una cultura de la indiferencia, que con frecuencia termina por ser despiadada, nuestro estilo de vida ha de estar lleno de piedad, de empatía, de compasión, de misericordia, que extraemos cada día del pozo de la oración”, señaló.  Con esta Misa del Gallo, Francisco celebró el nacimiento de Jesús con los presentes tanto dentro de la basílica vaticana como con los que no pudieron acceder y tuvieron que seguirla desde la plaza de San Pedro.
Francisco aseguró que Cristo enseña a los fieles católicos “lo que es verdaderamente importante” en la vida, es decir, mostrar un comportamiento sencillo y derrochar bondad y misericordia con el prójimo.  “(Jesús) Nace en la pobreza del mundo, porque no hay un puesto en la posada para él y su familia. Encuentra cobijo y amparo en un establo y viene recostado en un pesebre de animales. Y, sin embargo, de esta nada brota la luz de la gloria de Dios”, destacó.
Añadió que “desde aquí, comienza para los hombres de corazón sencillo el camino de la verdadera liberación y del rescate perpetuo”.  “De este Niño, que lleva grabados en su rostro los rasgos de la bondad, de la misericordia y del amor de Dios Padre, brota para todos nosotros sus discípulos, como enseña el apóstol Pablo, el compromiso de renunciar a la impiedad y a las riquezas del mundo, para vivir una vida sobria, justa y piadosa”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada