Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

martes, 29 de diciembre de 2015

Mantener las tradiciones de fin de año es una tarea más complicada esta Navidad: las familias no solo deben desembolsar más dinero para adquirir algunos alimentos, sino que también deben recorrer varios comercios para conseguir los productos con los que suelen preparar la comida para el 31 en la noche, así como con las prendas que les gusta lucir

El Año Nuevo se recibirá con pocas uvas y sin ropa interior amarilla

"Disparado precio de las uvas: Contaremos las 12 uvas del tiempo con Caraotas", dice @tuSecreto_hoy | Foto vía @tuSecreto_hoy
Comerciantes afirman que los pedidos de uvas no llegan completos / Foto: Archivo
Consumidores afirmaron que el alto precio de algunos productos y la escasez de otros los obligó a modificar las costumbres navideñas 

Mantener las tradiciones de fin de año es una tarea más complicada esta Navidad: las familias no solo deben desembolsar más dinero para adquirir algunos alimentos, sino que también deben recorrer varios comercios para conseguir los productos con los que suelen preparar la comida para el 31 en la noche, así como con las prendas que les gusta lucir.
Las acostumbradas uvas, con las que se piden los 12 deseos al ritmo de las campanadas, es una de las frutas que más han subido de precio. En mercados municipales y en puestos de vendedores ambulantes venden el kilo de uvas importadas entre 2.000 y 2.500 bolívares. En diciembre de 2014 estaban entre 700 y 900 bolívares, lo que representa un alza promedio de 185%.
La variación del precio de las uvas nacionales es superior. En diciembre de 2014 un kilo se conseguía aproximadamente en 200 bolívares, este año cuestan alrededor de 1.000 bolívares; es decir, que en 12 meses el alza fue de 400%.
“Están muy caras y además no nos han llegado en las cantidades que pedimos, eso ha hecho que las ventas estén muy flojas. Los clientes lo que hacen es que en vez de llevarse un kilo compran medio kilo o menos”, dijo Alejandro,  vendedor de frutas del mercado de Chacao.
Teresa Gómez, clienta, coincidió con él: “Yo voy a mantener la tradición de pedir mis deseos, pero me llevaré menos uvas. Las voy a comprar contaditas para cada uno de los miembros de mi familia porque la situación no está para gastar mucha plata”.
Consuelo Cruz, consumidora, agregó que en su caso es probable que las uvas no estén presentes en su hogar. “Es mucho lo que se debe pagar por la fruta, no creo que compre. Tampoco llevaré manzanas para la ensalada de gallina porque una sola cuesta 500 bolívares”, afirmó.
Las lentejas, plato tradicional de fin de año, también estarán ausentes en muchos hogares. En este caso no por su precio, sino porque no se encuentran en supermercados ni en mercados municipales.
“La última vez que compré lentejas fue en julio, de un poquito que le llegó a un vendedor de confianza, después de eso no las he visto más. Solía prepararlas el 31 como símbolo de la prosperidad, pero este diciembre es imposible”, dijo Juliette Soto en Chacao.
La previsión de Vita de Simone evitará que los granos falten en su casa. “Tengo una reservita de lentejas guardada desde hace varios meses, de lo contrario me habría quedado sin nada”, dijo.
Otros consumidores aseguraron que tendrán lentejas porque se las pidieron a familiares en el exterior o tuvieron la oportunidad de viajar y comprarlas fuera.
Las fallas en el abastecimiento de arroz que ha habido este año también les ponen la tarea difícil a las familias que acostumbran a lanzar el cereal el 31 de diciembre como símbolo de prosperidad y abundancia, agregaron consumidores.
Sin panty amarilla
Al igual que ocurre con las lentejas y el arroz, la ropa interior de amarilla que algunas personas usan la última noche del año no se encuentran en centros comerciales ni en puestos de vendedores ambulantes.
Linda Parra, encargada de una tienda de lencería en el centro comercial Sambil, indicó que este año no recibieron pedidos de color amarillo por lo que no han podido satisfacer la demanda: “Las pantaletas amarillas que pedimos en 2013 llegaron a comienzos de 2014, esa mercancía se vendió en diciembre pasado y para este año nos quedamos sin nada”.
Daniela Lugo, encargada de un comercio del ramo en el centro comercial Lider, señaló que a las clientas que llegan pidiendo ropa interior amarilla les ofrecen prendas rojas, de las que sí tienen inventario. “Hay quienes se llevan la roja para atraer el amor, otras simplemente se van a seguir buscando las amarillas”.
CIFRAS:
350 bolívares cuesta un kilo de mandarinas en puestos ambulantes del centro de Caracas. En mercados municipales se consiguen hasta en 500 bolívares.
17.000 bolívares es uno de los precios más bajos en que se consigue una botella de whisky 12 años, que algunas familias acostumbran a consumir la noche de fin de año  
460% fue la variación del precio de las nueces peladas en un año. En diciembre de 2014 se vendían en mercados municipales en 800 bolívares, ahora están en 4.500 bolívares

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada