Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

domingo, 13 de diciembre de 2015

Existe la falsa creencia de que el vino rosado es una mezcla de blanco y tinto, que catalogamos de mala calidad. Dicha mezcla está prohibida en muchos países, solo para proteger y mantener la tipicidad de los vinos rosados naturales. Dicha mezcla o coupage, se usa en Francia exclusivamente para elaborar la cuvée o vino base del espumoso Champagne rosé, práctica utilizada mundialmente en la elaboración de los elegantes y finos espumosos rosados.

VINO ROSADO, MITOS Y CREENCIAS


Existe la falsa creencia de que el vino rosado es una mezcla de blanco y tinto, que catalogamos de mala calidad. Dicha mezcla está prohibida en muchos países, solo para proteger y mantener la tipicidad de los vinos rosados naturales. Dicha mezcla o coupage, se usa en Francia exclusivamente para elaborar la cuvée o vino base del espumoso Champagne rosé, práctica utilizada mundialmente en la elaboración de los elegantes y finos espumosos rosados.
Un vino rosado es como un tinto pero elaborado con una maceración muy corta; luego del despalillado, se dejan las uvas en contacto con el mosto por unas quince a veinte horas, a unos 10° C (maceración pelicular), para que desprenda pigmentos ligeros, finos precursores de aromas y suaves taninos; obteniéndose el color, olor y gusto característicos. Luego se separa el mosto, se prensa la uva, y ambos mostos, gota y prensa, se unen y se fermenta solo como si fuera un blanco.
Curiosamente nos iniciamos en el consumo de vino con los rosados; nos llama la atención su bello color y su suave sabor, generalmente algo dulce; por lo que consideramos principiante a todo aquel que lo toma. Se usan expresiones ambiguas como: “no tomo vino rosado, porque yo sé de vinos”;  catalogando erróneamente al rosado como un vino corriente. Sin embargo, existen excelentes vinos rosados, frutales y frescos, con finas características. El sabor y aroma frutal, así como el color rosado y el suave gusto se debe al método de vinificación mencionado y también a las características de las cepas utilizadas como Tempranillo, Garnacha, Mourvedre, Cabernet Sauvignon y Barbera, entre otras. Estos vinos también aportan sustancias antioxidantes y cardio-protectoras; poseen aromas a frutas rojas como frambuesas, fresas y cerezas; son deliciosos y de fácil consumo en cualquier ocasión, siendo ideal tomarlos fríos y en su primer año de vida. Los vinos rosados secos y abocados, armonizan bien con comida china y tailandesa, de sabores exóticos; igualmente con carpachos, sushis, cebiches y además con pastas, risottos y paellas. Los Semi-secos y Semi-dulces, son excelentes acompañantes de postres y frutas frescas.
En el mercado se encuentran rosados clásicos como los españoles Rioja, Ribera del Duero, Navarra y Valdepeñas;  los franceses de Languedoc, Provence y Anjou;  los italianos de la Toscana, Piamonte y Véneto; así como los chilenos, argentinos y californianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada