Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

viernes, 26 de febrero de 2016

El laboratorio de Ecología de Suelos del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) ejecuta un proyecto financiado a través del Programa de Estimulo a la Innovación e Investigación que busca, entre otros objetivos, utilizar residuos agroindustriales para recuperar los suelos afectados por hidrocarburos. El proyecto es liderado por los investigadores del IVIC, Saúl Flores y Mirla Rodríguez.

Nuevos métodos recuperan suelos con desechos vegetales

En el IVIC ensayan maneras de nutrir la tierra con residuos naturales

imageRotate
La base del biofiltro es vaina de moringa y quitosano CORTESÍA IVIC
EL UNIVERSAL
viernes 26 de febrero de 2016  12:00 AM
Algunos residuos vegetales son ricos en nutrientes para los suelos, ayudándolos a ser más fértiles. Se sabe poco pero, por ejemplo, la tusa del maíz tiene un alto contenido de nitrógeno y el bagazo de la sábila es rico en carbono.

Estos residuos del maíz y la sábila, así como los que derivan de la cascarilla de arroz y la caña de azúcar, cuentan con diversos nutrientes naturales que pueden ser aprovechados para recuperar los suelos impactados por actividades contaminantes.

El laboratorio de Ecología de Suelos del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) ejecuta un proyecto financiado a través del Programa de Estimulo a la Innovación e Investigación que busca, entre otros objetivos, utilizar residuos agroindustriales para recuperar los suelos afectados por hidrocarburos. El proyecto es liderado por los investigadores del IVIC, Saúl Flores y Mirla Rodríguez.

En los experimentos no usan fertilizantes o agroquímicos, "simplemente aprovechamos los nutrientes de la naturaleza para crear un producto 100% orgánico que optimice los suelos", dijeron.

La segunda arista del proyecto se desarrolla con los investigadores José Becerra y Flaminio Cordido, del Centro de Ingeniería de Materiales y Nanotecnología del IVIC, y persigue la creación de un sustrato "criollo" para germinar semillas y obtener un producto que abarate costos de importación y fortalezca el aparato agroproductivo.

En la actualidad, los investigadores han construido un producto sólido, un biofiltro, desarrollado a partir de la evaporación del solvente mediante liofilización de la mezcla de la vaina de la semilla de la moringa con quitosano, subproducto pesquero que viene de exoesqueletos de crustáceos.

"Estos biofiltros se colocan en soluciones con el metal bajo estudio, para determinar la absorción usando espectrometría de absorción atómica. El objetivo de la investigación es desarrollar un producto que se entierre en suelos contaminados, absorba metales y puedan ser recuperados y reutilizados", puntualizó Flaminio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada